sábado, 7 de agosto de 2010

Season Finale/ I used to wait



A estas alturas la mayoría se encamina a sus vacaciones, en un país paralizado en casi todos los sentidos, no hay nada mejor que tirarse al sol, mientras las nubes lejanas pero cercanas del Otoño se van acercando aunque los treinta grados actuales no nos hagan pensar en ellas. El año ha pasado de forma casi fulminante lleno de cosas, en algún momento dejaré de contar los años de Septiembre a Septiembre, pero de momento y como los niños pequeños, para mí los ciclos suelen comenzar en el mes que despide el verano. Así que en esta despedida momentánea, queda atrás: primero un convulso Otoño reflejo de todas esas tensiones que se van guardando y de los problemas irresolubles a veces, o enmarañados por personas ajenas que se convierten en inesperados invitados que deseas echar de tu mundo. Como en una mesa donde se sienta alguien que no ha sido invitado, miras a otro lado esperando que por arte de magia desaparezca, sin ser consciente que sólo se esfumara cuando otros así lo deciden, nuestros mundos como casi todo dependen en gran parte de los personajes que traen otros consigo. Así que a esa primera parte brusca emocionalmente siguió el inició del MCH que ha supuesto un recorrido más que intenso, de esos que te dejan exhausto, por el trabajo, por todas las relacione personales que eres capaz de trabar. Más allá de lo poco que haya aprendido de unos, de lo mucho que haya sacado de otras personas, al final satisface mirar y ver como puede que hayas logrado unos cuantos amigos que te encantan, y unos proyectos que en general me han motivado. El balance es positivo, con la incertidumbre del futuro, de ahora sí, ir a ese mundo fuera de la academia, y conseguir un lugar, Ibrahim busca su sitio por los estudios que le gustan, ¿qué será...será?

El apartado personal que ha tenido poco espacio en mi 'mundo máster' ha vuelto a ser ese páramo plagado de fantasmas, de ególatras descarados de medio pelo, y de una fauna infumable donde por lo general es difícil encontrar algo aceptable. Productos del consumismo, del materialismo, de la imagen, de la superficialidad, de personalidades descontroladas, de méritos inexistentes....el viento mueve a toda las veletas haciendo que encajar en una misma posición sea complejo. No albergo muchas esperanzas en ese mundo, probablemente porque también soy consciente de mis propias limitaciones y de mi escasa paciencia según con qué cosas, y porque como todo lo demás está inundado por la incertidumbre.

Las personas que han sido constantes en los últimos años han seguido ahí, sin cambios salvo lo mucho que me gustaría que tú estuvieras aquí y no por Bilbao. Y a ti que me gustaría verte más pero me alegro de tu nuevo mundo gráfico. Siempre hay también alguna diferencia en este bloque aunque nunca hay que ser pesimista.

Probablemente en mi vuelta de septiembre habrán cambiado bastantes cosas o no, ¿ciudad?, ¿trabajo?...y un sinfín de posibilidades que giran en torno a ello, lo que es probable es que este blog siga contando mi mundo musical, y siga salpicado por mí mismo. ¿Quién es quién?

Felices Vacaciones y hasta Septiembre!

Ibrahim.