sábado, 29 de mayo de 2010

Christina Aguilera - Bionic


Después de una ausencia larga, 15 días fuera, muchas cosas hechas y por hacer, no se me ocurre mejor crítica para volver al blog (intentaré actualizar de nuevo varias veces cada semana) que la de Christina Aguilera y Bionic. El concepto del disco que auguraba algo divertido y corto, lleno de color, que anunció Christina Aguilera hace ya casi dos años ha pasado a mejor vida, de corto nada si contamos la versión Deluxe hay un total de 20 temas más tres intros. La cuestión es si nos encontramos ante un disco casi indie o en una cosa comercial más del montón carente de personalidad. Y la realidad es que ni una cosa ni la otra, esto viene ser algo así como la V 2.0 de Stripped, hay muchas cosas metidas entre todo ese desenfreno de canciones, pero al final el disco es bueno y en contra de lo que dirán otros muchos, es de los mejores álbumes mainstream que nos encontraremos este año. Que nadie se deje engañar por el odio casi irracional que despierta Christina Aguilera, porque ni es un disco malo, ni lleno de descartes, ni ha arrinconado el concepto indie que está presente en casi la mitad del disco, aunque podría haber ido más lejos.

Bionic es sin ir más lejos un comienzo futurista, adictivo y en donde la voz de Aguilera está contenida y completamente distorsionada, se nota bastante la producción de Switch habitual de M.I.A., Not myself Tonight y Woohoo son de lo más comercial que nos encontraremos y resulta curioso que los dos temas más susceptibles de ser hits hayan caído en desgracia rápido y hayan sido ignorados en las listas de ventas. Más allá de eso, no están nada mal. Elastic Love con M.I.A. es un auténtico trallazo que debería ser single y que con sintetizadores y sonidos más que psicodélicos y unas voces que son casi indistinguibles, configura una de las mejores canciones de la carrera de Aguilera y una muestra de que el disco tendría que haber potenciado con todas sus consecuencias este sonido sin titubeos. 'Denúdate' es el momento latino del disco con frases como 'Quítate la ropa', y que servirá para que sus fans más gays se imaginen como en un videoclip desnudos al bailar, a pesar de lo obvia que es y de que hasta recuerda a una protoPaulina Rubio consigue ser adictiva. Glam tampoco está mal y es una producción más experimental de lo que suele hacer Tricky Steward, Prima Donna empeora un poco al anterior pero también incorpora una producción interesante. Esto marca una frontera en el disco.

A partir de aquí se suceden las baladas hasta llegar a un final más o menos apoteósico. Sex for Beakfast es una típica canción lenta de R&B que aporta bien poco, Lift me up termina por ser un bonito tema que muestra a esa Aguilera capaz de emocionar. Sia Furler firma junto con Aguilera las mejores baladas del disco, All I need, es un tema redondo que parece una nana, I Am es una bonita canción, con una letra bastante guay y encima con una voz nada irritante sino bien manejada, y con un estribillo genial, debería ser single. You Lost me, es uno de los momentos más tristes pero también emotivos del álbum.

Después del bloque de baladas que en cierto modo tiene sentido porque agrupa sonidos similares llega 'I Hate Boys' que prepara el camino para la gran 'My Girls' con Peaches y producida por LeTigre y que es otro temazo, mucho más adictivo y machacón. Vanity cierra la edición normal con una canción absolutamente gay y con un toque electropopero absolutamente adictivo.

Lo sorprendente de este disco es la versatilidad de la voz de Christina Aguilera, que no se puede igualar con ninguna otra en el pop actual, a veces desatada, a veces contenida, a veces distorsionada, Bionic es un buen disco y punto. 8/10

domingo, 9 de mayo de 2010

Triángulo de Amor Bizarro - Año Santo

Triángulo de Amor Bizarro, es uno de esos grupos cuyo debut sorprendió a muchos y acabamos con algunas de sus frases metidas en la cabeza. Fue un debut tremendamente refrescante porque junto a su sonido noisy aportaba unas curiosas letras y una energía desconocidas entre los muchos grupos indies que pueblan España. El proceso para crear 'Año Santo' ha sido bastante lento, dos años, al parecer estaban cansados y poco inspirados después de las giras y de promocionar el debut. El caso es que este disco que añade mucho más ruido y que es absolutamente enérgico no dura más de 30 minutos y cada corte tampoco supera los 3, lo que lo convierte en un chute directo y que cómo llega se va sin tiempo para pensar mucho y sin ningún tiempo para saltar una pista.

Ese derroche de ruido se convierte tras una primera escucha en un compañero más que agradable que dan ganas de reencontrar, aunque es evidente que quienes esperan encontrar por ejemplo un nuevo 'El Fantasma de la transición' no podrán más que verse decepcionados, porque ese sonido más pulido y con tintes electrónicos de teclados apenas se encuentra en este segundo disco, en donde lo que prima es el sonido más grueso. Se podrá llamar cambio o revolución o hasta involución, porque el sonido actual parece aún más de garage que el anterior. El caos que inunda el concepto global del disco, se hace más patente en las letras que por momento parecen desordenadas y encajadas en un sonido cercado a The Smell o HEALTH, que funciona de forma contundente como en 'De la monarquía ala criptografía'. Así que más allá de esos referentes que ellos mismos confiesan se trata de un álbum en donde todo está perfectamente encajado, aunque ellos digan que tocan y que esto es lo que les sale, y que no piensan en singles ni en ese tipo de cosas, la realidad es que el disco es una pieza única y compacta. La política, las referencias a la Iglesia se entremezclan en unas letras que no conviene perder de 'oído'.

'Año santo' es un disco con el que te darán ganas de no terminar, uno de esos que corre el riesgo de quedarse con el repeat de forma indefinida. 8,5/10

miércoles, 5 de mayo de 2010

Lori Meyers - Cuando el destino nos alcance


En un país catastrofista y en el que disfrutamos mucho más tirando ídolos que encumbrándolos, no es de extrañar que sea imperdonable el paso de indie a rozar un poco la comercialidad. En ese instante los 'modernos' que se creen tan especiales y diferentes por escuchar algo te señalarán con el dedo de forma inquisitoria y dirán que has traicionado tus orígenes, y desde ese momento habrás caído en desgracia. Algunas webs de reconocido 'prestigio' dirán hasta que tienes buenas canciones, pero eso sólo te valdrá un suficiente, todo sea por dejar claro que ya no eres 'guay' y acabarás comparado con La Oreja De Van Gogh para dejar clara tu decadencia. Pero más allá de todo eso, la verdad es que siempre nos estamos quejando de lo que vende en nuestro país, de las apuestas latinas imposibles, de los grupos con producción penosa y repetitiva, entonces ¿son tan malos Sidonie, Deluxe o Lori Meyers?, no, pero todos ellos venían de un pasado más independiente y en ocasiones han ido perdiendo personalidad y asemejándose de forma peligrosa a otros grupos de dudoso interés, lo que ocurre es que a pesar de ese acercamiento siguen practicando un pop mucho más decente que la mayoría, así que mejor que esto ocupe las radiofórmulas, no como mal menor sino como paso a otras propuestas.

'Cuando el destino nos alcance' tiene un coqueteo evidente con la electrónica, aunque que nadie se asuste porque aparece el sonido típico del grupo. Casi nadie podrá dudar de la potencia del single 'Mi realidad' que es capaz de pegarse a la cabeza con sólo una escucha. 'Corazón Elocuente' tiene una buena base aunque la letra muestra unas cuantas debilidades. '¿Aha han vuelto?' tiene mucho más toque ochentero y juega más con los ritmos electrónicos. 'Castillos de naipes' tiene una bonita melodía y un aire nostálgico aunque no termina de funcionar. 'Rumba en Atmósfera Cero' cae en cierto convencionalismo, y esa es quizás una pega que se extiende por varios temas del disco, que en su supuesta inmediatez acaban por convencer menos de lo que se espera. No está nada mal 'Nuevos Tiempos' que resulta muy divertida, lo mismo que los aires populares y más calmados de 'Ventura'. 'Religión' bordea el terreno Dorian con acierto, la percusión da cierto ritmo y un toque mucho más energético en 'Condicional hipotética' .

Lori Meyers quizás nunca sea el grupo indie de referencia ni sus ventas se sumen por miles de discos, ni siquiera puede que llenen grandes aforos, pero al menos apuestan por una tierra de nadie que está bien explorar y que no debería ser objeto de furibundas críticas, al menos parecen divertirse y se les entiende lo que cantan, de otros muchos no podemos decir ni lo uno ni lo otro. 6,5/10

lunes, 3 de mayo de 2010

Diana Vickers - Songs From The Tainted Cherry Tree

Diana Vickers es la nueva protegida de Simon Cowell, aunque no estuvo entre las finalistas de su edición en X Factor, consiguió contrato con RCA, y su disco tendría que haber visto la luz en Noviembre de 2009, finalmente se retrasó debido a su participación como protagonista en un musical. No ha sido este un disco que se ha intentado publicar a toda costa y con rapidez para hacer caja, lo que ocurre es que llega después de Ellie Goulding, que al final ha sido un poco fiasco, pero que ha dejado en la memoria cierto sonido que parece repetirse en este disco, que no mejora en absoluto el de Goulding y que por momentos parece cansino. La nómina de productores de este disco es tan amplia como las sílabas del título del álbum, Songs From the Tainted Cherry Tree, y como casi siempre en estos casos cuesta encontrar algo con una personalidad fuerte en este marasmo de melodías y de diferentes sonidos que no acaban por dotar al disco de identidad alguna.

'Once' escrito por la omnipresente Cathy Dennis y Eg White consiguió un sorprendente número uno la semana pasada en UK, aunque esta ha bajado hasta el #4, aún así es bastante más de lo que por ejemplo han conseguido Ellie o Marina, aunque ésta última está mejorando considerablemente las ventas de su disco. El single en sí no está mal pero en el estribillo cae en cierto convencionalismo. Lo mismo que la mayorías de las letras que hablan de tópicos de amor y que no aportan mucho a un panorama muy edulcorado de por sí. También pasó algo con la temblorosa voz de Vickers que nunca termina por despegar y por ser realmente cálida. Ellie Goulding que aporta 'Remake Me + You', 'Notice' y 'Jumping into Flowers', sin que ninguna de ellas sea muy pegadiza y con un parecido similar a lo que hace la autora. Nerina Pallot se encarga de 'Put It back together' que es una de las mejores canciones que encontraremos, con un toque delicado y una buena producción. 'My hip' es otro de esos temas pegajosos con un pequeño tinte electrónico pero de efímera personalidad. 'You'll never get to heaven' de Starsmith no está mal pero acaba siendo un soft electro demasiado escuchado. 'Hit' pues es casi un hit, pero que naufraga como casi todo el disco cuando tiene que despegar.

Diana Vickers no es nada nuevo bajo el sol, se limita a repetir una fórmula que ya resultaba bastante predecible en manos de la propia Ellie Goulding, para tan corto recorrido no hacía falta tantos meses. 5,5/10



sábado, 1 de mayo de 2010

Christina Aguilera, Not Herself Tonight.

Christina Aguilera tiene un particular problema que siempre la perseguirá, la ausencia absoluta de un núcleo potente de fans, y de medios que sigan sus andaduras. Ante esa elección que la coloca más como una cantante seria pero con menos recursos mediáticos que sus coetáneas, el desdén casi absoluto de la prensa Indie, y el odio casi visceral de la comunidad gay, Christina Aguilera tienen muy pocos aliados para sobrevivir en el superpoblado mundo del pop. Cada intento suyo por llamar la atención es reconvertido automáticamente en una copia de cualquier otro producto que esté de moda en ese momento.

Cuando yo era adolescente y empezaron a sonar los primeros acordes del ‘…Baby one more time’ todos descubrimos el poder de Britney Spears, pero sólo un par de meses después llegaría a España ‘Genie in a Bottle’ que es bastante mejor canción y que aún hoy pasa por ser un claro clásico del pop comercial de finales de los noventa. Pero en la conciencia colectiva se asienta que Spears fue algo original y Aguilera una copia. Cuesta defender eso por varias razones, la primera es que ambas y en ese momento fueron productos absolutos del marketing, en USA se necesitaban nuevas estrellas femeninas y una música que conectara con el público adolescente que ya estaba cansado de Madonna y de Careys. Los dos discos dieron un buen puñado de singles, y tras las inevitables comparaciones viene la realidad. Spears puede ser tremendamente mediática e interesante como personaje, pero es una cantante de karaoke que sería capaz de cantar cualquier cosa que su inmensa legión de asesores le dijera, Aguilera tiene un trabajo bastante más laborioso, un interés mayor por la música y menor por la llamada de atención gratuita, y una voz difícilmente igualable que la ha colocado como la única representante menor de 30 años en la lista que elaboró RS con las mejores voces del siglo. Pero nada sigue siendo suficiente, quizás el elemento que más la perjudica es que salvo unos descolocados, el público gay no la quiere. Los más viejunos del lugar siguen disfrutando de la exigua reina del pop, acá Madonna, que también encuentra algunos fans entre los más trasnochados adolescentes incapaces de escuchar algo más allá del pop más facilón; mi generación encuentran en Britney Speras a un ídolo, decadente, versión hiperrealista de una personaje manoseado de la televisión y además gusta a los modernos que precisamente por todos esos defectos terminan por defenderla. Y los nuevos, toda esa generación liberada y moderna de pega, se suben al carro de LadyGaga, que ha conseguido arrebatar fans a las otras dos, más allá de eso, el sonido industrial y barato tiene de guía a Rihanna y después un universo de cantantes que se pegan por tener un minuto de atención. Así que el espacio que debe ocupar ahora Christina Aguilera después de 4 años es más que incierto, ni siquiera queda claro si tal hueco existe. Su nuevo single ‘Not myself Tonight’ entró en un decente #23 en USA pero ha quedado en sólo una semana fuera del top40, lo que hace pensar en muy poca gente dispuesta a pagar por un single, que por otro lado no está mal, aunque no haya sido el trallazo que todos esperaban. Por si fuera poco, muchos blogs y medios se han lanzado al cuello de Aguilera al ver el nuevo vídeo en donde han encontrado una infinidad de similitudes con LadyGaga, de las que la acusada se defiende como puede poniendo en valor sus 10 años en la música. Y es que en esa espiral de similitudes que siempre la acompaña muchos olvidan que fue Aguilera la primera artista mainstream que volvió al soul clásico con ‘Back to Basics’ antes que Amy Winehouse, y también olvidan que es de las pocas con un disco repleto de singles y compacto como ‘Stripped’. El pop es un mundo ingrato, y con Gaga como nuevo producto a explotar. Queda por saber si más allá del artificio que la acompaña, de su capacidad de provocación, habrá algo más que haga que hablemos de ella 10 años más tarde. Mientras esa incógnita se resuelve, Christina Aguilera se enfrenta por primera vez a la posibilidad de tener un gran fiasco, y de pasar a ser una cantante comercial sin grandes ventas, aún queda mucha promoción y más de un mes para que ‘Bionic’ salga, pero seguro que en RCA las alarmas no paran de sonar, ¿Se ha quedado Christina Aguilera en la cuneta?