miércoles, 30 de junio de 2010

Scissor Sisters - Night Work

Sccisor Sisters han publicado su disco justo el mismo día de la celebración del Orgullo Gay, lo cual probablemente no es nada casual. Después de un tiempo de letargo en el que su líder Jake Shears se declarara desencantado y aburrido, ahora parece haberse reconvertido en una especie de 'musculoca' de esas que pueblan los delirios y los líquidos madrileños, y cual señor treinteañero obsesionado con su cuerpo y con mostrarlo ha recurrido a muchas estratagemas para obtener promoción, desde aparecer como acompañante en una web de prostitución, hasta hacer declaraciones más o menos incendiarias que ya poco sorprenden. Nada nuevo bajo el sol, y mucho menos nuevo en este 'Night Work' que vuelve a contar con el inefable Stuart Price, que pasa su patina de sonido por aquí y por allá y vuelve a dar cierto aire de convencionalismo, que rompe la voz de Shears y su infatigable falseto, a veces curioso, a veces irritante.

No es que abunden temas redondos, lo cierto es que el álbum pasa sin que nos demos cuenta y hasta parece divertido pero hay unas cuantas oportunidades perdidas. 'Fire with fire' es el gran grower aunque recuerda sospechosamente a cualquier producción de Price para The Killers, prueba a imaginarla con la voz de Flowers y casi nada cambiara y tachán un tema de The Killers. 'Any which way' empieza con una sirenas que parecen augurar algo sudoroso, pegajoso e imbatible, pero cae en cierto tono anodino. 'Harder you get' tiene su punto divertido y un toque algo más enigmático, como de cuando las luces se desvanecen y dos cuerpos sudorosos se unen. Y es que de lo que si está lleno el disco es de abundante carga sexual, de ganas de quitarse la ropa, de exhibicionismo y de revolcones desnudos en cualquier sitio.

Este 'Night Work' no es un mal intento y probablemente venderá muy bien pero es una aproximación más a un sonido muy explotado y que puede dar sopor, por no hablar de la insoportabilidad que está adquiriendo Shears. 5,9/10

lunes, 28 de junio de 2010

Kylie - Aphrodite

Antes de empezar la crítica de Kylie que nos visitará el sábado el Orgullo, quiero aclarar que las críticas que aquí aparecen, coinciden con las de la revista Must! porque su sección musical es una colaboración mía.

Kylie Minogue defraudó un poco con su 'X' y ahora ella misma ha reconocido que había demasiado de todo en aquel álbum que no fue entendido mucho por sus fans, ahora vuelve a su lado absolutamente más pop y onírico. Lo que resulta un poco triste de Kylie es que anda atrapada en una especie de bucle temporal que le impide tomar cualquier tipo de riesgo. En ese intento por contentar siempre a su público peca con un sonido que aporta bien poco y que si bien está cohesionado, es un cierto paso atrás y un intento, ya veremos si desesperado o no, de volver a ser la reina de las pistas de baile, atrás queda 'Slow' o 'Two Hearts', vuelve algo menos pulido, menos experimental, más trillado, y más la Madonna de hace tiempo. Stuart Price corre ya el gran riesgo de convertirse en el Timbaland de 2010, su omnipresencia, y a veces su carácter genérico al abordar las producciones lo hacen alguien a quien intentar evitar si lo que se quiere es tener un mínimo de personalidad, para producciones disco o de ese tipo con voces cualquiera tenemos millones de candidatas.

'All the lovers' no es un mal single pero quizás es un tanto tibio para una vuelta. Lo malo es que a pesar de esa tibieza que no termina por hacerte despegarte de la silla y bailar, el resto del disco contiene cosas mucho peores, como 'Everything is Beautiful' que es cargante y suena a un tema entre electro y de R&B descartado de cualquier álbum reciente. 'Aphrodite' es una de esas canciones que sí que hará disfrutar a sus fans y que es de lo más gay y eurovisivo del año, no se olvida aquí Kylie de su cierto ramalazo cutre - pop. 'Illusion' tiene unos arreglos resultones pero insuficientes para levantar un tema de pop más mediado que destacable. 'Better than Today' bebe mucho de los años ochenteros de Minogue y no anda muy alejado de ciertos temas de Day & Age. 'Too much' vuelve a caer en los mismo fallos, demasiado genérica, impersonal y prescindible.

En resumen, lo que algunos deberían hacer es dejarse llevar menos por productores de moda y buscar un sonido más propio que no te haga parecer cada vez más una niña mayor encerrada en una casa de muñecas, Kylie es simpática, cae bien pero su mundo pop es tan pequeño y constreñido como su estatura. 5,75/10

jueves, 17 de junio de 2010

Crystal Castles - Crystal Castles II

Crystal Castles es uno de esos grupos que se enfrentaba a una reválida con su segundo disco, que lleva por título Crystal Castles II, después de algunos incidentes que les dejaron un poco en mal lugar había ganas de ver que eran capaces de hacer. Y lo cierto es que en líneas generales este es un disco de aproximación al sonido pop y más accesible que el debut, eso sí sin desprenderse de ninguna de las señas de identidad con la que conquistaron a su público. Así que frente a los loops que usaban en sus anteriores canciones aquí hay una profundización bastante mayor de los arreglos, y capas que se superponen y que dan una gran riqueza.

En ese desplazamiento al pop, lo que ocurre es que hay un gran número de canciones que podrían ser singles sin muchas dificultades. Desde ese adictivo 'Celestica' que fue la carta de presentación y que con la creación de una atmósfera un tanto trance convence, pasando por la genialidad e inmediatez de 'Empathy' que tiene ese carácter pegajoso gracias a una buena base y a una la voz de Alice en el fondo. También hay canciones mucho más electrónicas y con una sensación más agresiva como 'Baptism' en donde todo está lleno de cierta histeria y es más rave. Podríamos decir que en líneas generales estos temas están más limpios y buscan con mayor intensidad la belleza, pero ello no significa que abandonen por completo otra serie de sonidos más oscuros y más siniestros que rozan también cierta psicodelia y que aparecen en 'Birds' o con aún mayor presencia e intensidad en la locura absoluta que es 'Doe Deer'. La mayoría de las canciones se benefician de la adaptabilidad de la voz de Alice Glass para sonar a veces en un estado casi punk y gritón para transformarse en otras ocasiones en un instrumento mucho más suave, lo que hace de su voz una cosa casi robótica y desprovista de humanidad.

Crystal Castles ha conseguido algo muy particular en una escena indie a veces plagada de sonidos miméticos, y es que Ethan Kath y Alice Glass son los creadores de un sonido carácter único, lo cual hace a este segundo disco completamente imprescindible. 8,5/10

miércoles, 16 de junio de 2010

LCD SoundSystem - This is Happening

LCD SoundSystem publicó 'This is Happening' el pasado 17 de Mayo y tuvo un aplauso absoluto de la crítica además de dos top10, tanto en la lista británica como en la americana. Este disco reúne un gran número de ideas que funcionan de forma continua, y que dejan a James Murphy a la altura casi de la genialidad, según él hubo un tiempo en que le preocupaba ser cool hasta que se dio cuenta de que esa cualidad no era lo que él asumía que era. Bien ahora puede proclamar que es de lo más cool siendo él mismo y sin haberse plegado a ninguna moda más que a la reinterpretación de la electrónica, del hip hop, del punk y de una retahíla de estilos que logra tocar siempre con acierto. James Murphy que parece no tener muy claro hasta donde llegará este proyecto y cuándo acabará puede respirar tranquilo porque a pesar de que el estilo sigue siendo constante en los tres discos, no hay síntomas evidentes de cansancio. No hay otra banda capaz canciones tan pegadizas en unos 8 minutos sin que sientas la necesidad de que todo fuera más corto. Siempre se podrá decir que no hay una mayor experimentación y un mayor compromiso por avanzar y no quedar encasillados, pero ese es el eterno debate que conduce a bastante poco.

James Murphy usa sus canciones para hacer unas cuantas declaraciones de intenciones, para lanzar algún que otro dardo a su compañía del disco EMI, que bordea la quiebra y con la que su mayoría de artistas parecen estar en pie de guerra. Dicen ellos que no escriben hits, aunque lo más correcto sería decir que los escriben pero que no se convierten en ellos, es innegable el potencial de 'Dance Yrself Clean' con un uso tan elegante de los arreglos y una base in crescendo que te atrapa con facilidad. Pero si algo identifica a esta banda son sus letras que se mueven fácilmente desde la ironía a la emotividad, y sin dar mucha cabida a las imposturas del mundo moderno, lo cual es de agradecer. En 'Drunk girls' habla de las diferencias entre las chicas y chicos borrachos, con un punto más que divertido, pero resulta igual de efectivo cuando la temática gira en torno al amor más descarnado en 'All I want' canta 'All I want is your pity, all I want are your bitter tears' . También funciona muy bien cuando de esa tristeza pasa a la dependencia proclamando que el amor es un asesino en 'I can change'. Bowie aparece como referente en varias canciones, en esa mezcla y batidora de elementos que es este disco.

Al final 'This is happening' da lo que exactamente buscamos, una mezcla acertada de sentimientos, de sensaciones y de arreglos que lo hacen un disco genial para cualquier momento del día y para disfrutar solos o en compañía. 8,25/10

lunes, 14 de junio de 2010

Sia - We are Born

Sia Furler será más conocida ahora que se sabe que 4 de las canciones del nuevo disco de Christina Aguilera son suyas, entre ellas 'I am' que si la mala suerte deja de perseguir a Aguilera debería ser su nuevo y gran 'Beautiful'. De momento las dos han casi coincidido con la fecha de publicación de sus respectivos discos, el próximo 22 de Junio sale a la venta 'We are born' que es ya el cuarto disco de Sia, y que presenta varias novedades respecto a sus otros intentos, para empezar tendremos que olvidarnos un poco de esa imagen folkie y tan melancólica porque como ella misma dice el tener un buen momento personal, ha hecho que esas atmósferas más oscuras y un tanto inquietantes que antes dominaban sus álbumes hayan casi desaparecido por completo, así que sin un 'Breathe me' qué puede ofrecernos Sia. En estos momentos es más fácil encontrar un paralelismo con Robyn que con lo que fuera su grupo Zero 7, lo cual es una buena noticia para los que nos gusta el pop. Dentro de todo este disco encontraremos muchos sonidos divertidos y completamente adictivos que beben directamente de gente como Cyndi Lauper o la propia Madonna.

'The fight' abre el disco con un incesante 'We are born' cantado por niños que acaba por desembocar en una bonita melodía y recuerda bastante a los '80 y esos temas alegres de pop, que también cantaba Kylie Minogue. Es así un ejemplo de lo que vendrá después y ciertamente de su nuevo sonido, también ayuda la peculiar voz de Sia que consigue imprimir un fuerte carácter a estas canciones que en manos de otra resultarían bastante más genéricas. 'Clap your hands' es un temazo en toda regla que no hace más que desprender buen rollo, 'Stop Trying' sigue esa senda donde los arreglos transmiten mucha alegría pero la voz recorta todo eso y le otorga más peso reflexivo. 'You've changed' fue su sorprendente primer single y uno de los que más éxito ha tenido en su Australia natal. Las baladas o los tiempos más lentos también aparecen como en 'Be good to me' que tiene un toque épico y soul que demuestra hasta donde puede llegar la voz de Sia que por momentos podría pasar por negra. 'Bring Night' es de los mejores temas en traer de vuelta ese sonido ochentero actualizado. 'Hurting me now' tiene una base más que interesante al principio que se va convirtiendo en más convencional a medida que avanza la canción. 'I'm in here' podrá satisfacer a sus fans y además volverá a demostrar su gran capacidad para crear temas donde la emotividad y los arreglos pop algo tradicionales sirven para algo más que para la convencionalidad. 'The Co-dependent' o 'Big girl little girl' tampoco están nada mal especialmente la última con un buen estribillo y una voz que gira. 'Oh father' cierra y es un buen punto del disco un equilibrio entre lo melódico y ese nuevo reflejos de sonidos más propios de décadas pasadas que intenta reflejar Sia.

'We are born' es uno de esos discos que te deja con ganas de un poco más, una revisita de sonidos pero con aportaciones y donde el talento de Sia queda claro. A todos los que disfrutan con Marina and The diamonds, Ellie Goulding, o incluso la ya citada Aguilera, debería encantarles este disco. 7,5/10

jueves, 10 de junio de 2010

Janelle Monáe - The ArchAndroid

Janelle Monáe es la nueva sensación de el retro soul con toques indies, todo aquello que por ejemplo intenta ser a veces la hermana de Beyoncé con resultados más que desiguales. En este caso Janelle Monáe consigue una cuadratura casi perfecta con un disco, The ArchAndroid que roza lo conceptual con tintes futuristas pero sin olvidarse del pasado. Suele ser difícil que un disco logre ser fiel a un concepto y no morir en el intento, así que desde ese primer intro 'Suite II Overture' se percibe que este disco tiene mayor creatividad que la mayoría de intentos R&B o soul que nos podemos encontrar por el universo de USA. Todo eso se confirma cuando van avanzando las canciones, por ejemplo la absolutamente irresistible 'Dance or Die' que se convierte en un himno, con una base perfecta y donde las dobles voces, una seca rapeando y una suave con un estribillo que suena a retro se funden y acabar por dar un temazo. Esa misma sensación de creatividad fuera de toda duda reaparece en 'Faster' en donde nos trasladamos a una atmósfera mucho más disco con un regreso casi a los setenta. 'Locked inside' supone una canción mucho más tradicional de soul pero con toque fresco que la transforma en irresistible y sin esa sensación de aburrimiento que a veces ocurre con este tipo de canciones, debería aprender Beyoncé. Las diferentes layers de cada canción, los sonidos y la voz hacen que la sensación sea única y que el disco apenas lleves un par de canciones te parezca más que reseñable.

Con 'Sir Greendown' el disco se desliza hacia terrenos más melódicos donde la voz de Janelle termina por adueñarse también de tu oído en un recorrido hipnótico. 'Cold War' rompe la calma y nos habla de una guerra fría, un tira y afloja que más que fríos nos deja con ganas de más, y que vuelve a ser un perfecto ejemplo de buena canción pop. 'Tightrope' que habla sobre esa gente que habla de nosotros como si supera cosas cuando en realidad tienen poco idea recupera los sonidos más retros que tan bueno resultados dan en este disco. Lo más sorprendente de este disco es que funciona tanto en sus momentos más experimentales como en 'Neon Gumbo' como en la inmediatamente posterior 'Oh Maker' que suena a los cincuenta, a un paisaje soleado, a un libro por leer sobre la mesilla. Puede ser que el álbum si presente cierto cansancio por un minutaje excesivo aunque hay puntos de subidón hacia el final como 'Make the bus'.

Janelle Monae sobrevive a su particular disco conceptual, lo hace con una creatividad desbordante y con unos minutos que si hubieran sido menores le habrían dado un disco redondo sin ninguna pega posible, pese a que no es así, The ArchAndroid es uno de los intentos más espectaculares y conseguidos dentro del indie R&B - Soul. 7,5/10

miércoles, 9 de junio de 2010

Robyn - Body Talk Part I

Robyn había permanecido en silencio desde que hace unos años recobrará parte de la popularidad perdida con aquel hitazo 'With Every heartbeat' que la catapultó en UK y consiguió devolverla al redil comercial pero esta vez de la mano de su propia compañía. No sólo consiguió cierto éxito sino que además la crítica no se cansó de aplaudir sus canciones y su forma de entender el pop. Lo que prueba este 'Body talk Part 1' es que aquello no fue un golpe de suerte ni algo efímero, de hecho este nuevo álbum ha sido catalogado por Pitchfork como 'Best New Music' con una nota 8.5 más que alta para un disco puro de pop. Y lo que queda por llegar, porque este álbum o más bien EP, que cuenta con 8 canciones tendrá como compañeros otras dos partes más que se irán publicando a lo largo de lo que queda de año.

'Don't fucking tell me what to do' es uno de esos temas más electrónicos y con un toque más urbano que supone toda una declaración de intenciones de lo que acaba por irritar a Robyn, y en medio de todas las cosas que no le gusta hacer que odia y que no quiere que le digamos, la melodía y la letra acaban en tu mente grabadas a fuego. 'Fembot' es mucho más pop y con una melodía más luminosa y que encaja a la perfección con los temas más brillantes que nos ha dado Robyn. Y a pesar de un sonido alegre en realidad es la típica canción sobre los escombros que quedan cuando relación termina. 'Dancing on my own' es un trallazo que vuelve sobre el terreno de 'With every heartbeat' con ese toque a medio camino entre la pista de baile y una melancolía inabarcable, de hecho viene a retratar ese sentimiento que nos invade cuando vemos a alguien que nos gusta con otro besándose, nos damos media vuelta y seguimos a lo nuestro con dignidad. 'Cry when you get older' es un temazo pop, lo mismo que 'Danceball Queen' que con un toque entre electro y reggae es mi canción favorita del álbum, no puedes parar de repetirla. 'None of Them' con Royksopp es otro imprescindible de este disco donde no sobra nada, en este caso con una base completamente adictiva y misteriosa que te lleva a una atmósfera donde difícilmente pueden trasladarte temas pop que no sean de Robyn. El disco se cierra con la bonita 'Hang with me' en acústico y 'Jag Vet En Dejig Rosa'.

'Body Talk Part 1' sólo tiene una pega en su inmensidad pop y es la lata de tener que esperar para poder escuchas sus otras dos partes. En un mundo ideal Robyn sería la estrella de pop única. 8,75/10

lunes, 7 de junio de 2010

The Drums - The Drums

The Drums son la enésima banda de Brooklyn, comparte con otros muchos compañeros de barrio la condición de hype, se ha ido creando una expectación considerable respecto al debut, primero porque su Summertime EP con singles tan claros como 'Let's go surfing' que aparece en este debut también invitaba al optimismo y era completamente pegadizo. Había ganas de ver que más podrían ofrecer. Y la verdad es que han conseguido un debut más que notable, que roza la absoluta brillantez por momentos. The Drums a diferencia de Vampire Weekend, Animal Collective o Telepathe no parecen estar interesados en los sonidos más psicodélicos ni en parecer excesivamente raros, de hecho este disco es más una vuelta al pop más tradicional, con un sentido retro, con unas melodías trabajadas y con ciertos arreglos contemporáneos, más cerca de The Smiths o de Blur que de cualquier grupo americano.

'Best Friend' es un single genial, de esos que directamente te trasladan a un mundo de buen rollo del que no apetece salir, con un cuidado en los arreglos y un estribillo adictivo. Ese carácter casi de clásicos, se repite en otras muchas canciones como en 'Me and the moon', parecen clásicos, parece que has escuchado las canciones antes pero al mismo tiempo todo tiene un aroma nuevo. Concretamente en ese segundo corte sorprende que entre una melodía clásica aparezca un puente que es un claro guiño electrónico que funciona bastante bien y que ayuda a que de esa sensación de que es una canción de 2010. 'Book of stories' o 'Skippin' town' son otros ejemplos de esa frescura con aroma viejo, en general el disco está plagado de temas que entran a la primera y el disco se puede escuchar varias veces sin que el oído se resienta, más bien tendrás cada vez más ganas de que cada estribillo y cada arreglo se quede pegado a tu mente. También funcionan bien con temas más lentos y calmados como la bonita 'We tried'. La voz de Jonathan Pierce es otro de los activos fundamentales del grupo, que ayuda a tener un carácter propio y que resulta ideal para el tipo de melodías que se van desgranando en el álbum.

La BBC los incluyó como favoritos en su Poll de principios de año sobre los talentos a tener en cuenta, y esta vez no se equivocaron, el de The Drums es uno de esos discos con aroma a verano, con aroma a clásico que está destinado a perdurar y a ser de lo mejor del año. 9/10

domingo, 6 de junio de 2010

El talento perdido.



La mediocridad es como una mancha de aceite que se extiende de forma continua. A una sociedad mediocre le corresponden unos líderes mediocres nacidos de esa misma mediocridad, me gusta hacer las preguntas al revés, de verdad creemos que nuestro mundo es tan ilustrado para merecerse políticos de mayor altura que Rajoy o Zapatero. Uno convertido en niño que sueña despierto y que tiene como afán acariciar la Moncloa ahora que las encuestas le dan por ganador, a pesar de tener una mancha resistente a cualquier estrategia conservadora, la corrupción no se va con Ariel. Rajoy se pellizca no vaya ser que esto sea un sueño y vuelva a perder a la tercera. Zapatero es como un pato mareado, que ha acabado por desquiciar a todo el mundo, su voluntarismo, insensatez y ahora rendición a los mercados no son más que una muestra de un pollo mareado que rueda sin cabeza, que no ve y que ha dilapidado todo aquello que defendió en el pasado, su inconsistencia le puede costar cara salvo milagro. En medio de ese desencanto, de socialistas ciegos que se empeñan en defender lo indefendible navega el país, lo malo que es Zapatero no hace bueno a Rajoy, pero la inutilidad de Rajoy tampoco hace llevadero Zapatero. Así que rodeado de ese reflejo, la sociedad se asienta sobre un espejo que traslada una imagen tormentosa, plagada de la vacuidad más profunda, y con un nivel subrepticio de inteligencia en la mayoría de la adormecida sociedad. El conservadurismo se adueña de muchos aspectos, y amenaza con ser lo dominante en estos años, es algo perceptible hasta en al arquitectura donde los anclados al pasado y devotos de unas épocas, loables sí, pero superadas, no ven más allá de la idea del arquitecto renacentista y constructivista., y todo esto en gente de mi edad y no en viejos catedráticos. El miedo al riesgo, a la innovación es el triunfo de lo seguro, de una mediocridad convertida en dogma, y lo peor de esos dogmáticos es su incapacidad para ver más allá, hacen de su incapacidad visionaria la norma para convencer de que la inmovilidad es el camino.

miércoles, 2 de junio de 2010

Mala Rodríguez - Dirty Bailarina


Deja que te coja sirve para engancharte a un disco que se convierte en una especie de masa pegajosa que se entrelaza con tus dedos, que termina por pegarse a tu mente y no dejar un resquicio sin ocupar, la Mala Rodríguez da otro salto con Dirty Bailarina y acaba por mojarse del todo con unas bases que rozan por momentos el electropop, sin abandonar el hip hop y con el deje flamenco que siempre la ha acompañado. Una batidora que lo mezcla todo y que funciona a la máxima potencia para acabar destilando un zumo que parece difícil de mejorar. Desde ese avasallador comienzo con 'En la línea', hasta la atmósfera mucho más hipnótica y pausada de 'Nene' que a pesar de ese título que puede recordar a lo peor del mundo latino, tiene mucho de producción cuidada y poco de improvisación, Focus que se ocupa de la mayoría de las canciones hace un trabajo más que notable. Los que esperen otra 'Niña' se desencantaran pero eso no pasará con los que disfrutaron de los medios tiempos de Malamarismo y los que no tienen complejos con los ritmos electrónicos y un mundo más pop, donde la Mala hace lo que haga falta, bien sea rapear o cantar, tanto le da. 'No pidas perdón' que tiene una base que en algún momento podrá recordarte al 'Gimme more' se convierte con las escuchas en un hit del que aún no me he cansado. 'Tú no necesitas a todas esas putas' así comienza 'Galaxias cercanas' aunque a pesar de esa declaración de intenciones, en este disco hay mucho más de celebración de los momentos, del deja y deja vivir que de un mundo de protestas, hay una Mala más suave.

Tampoco faltan en el disco ciertos arreglos mucho más delicados, alejados de la electrónica y más cercanas a un R&B casi clásico con una bonita línea de piano están 'Prima', que casi hace pensar en Alicia Keys. Lo mismo ocurre con 'Un corazón' o con 'Ama' que dan ese aire más lento a un conjunto que pasa por ser casi irresistible. Pero la Mala tampoco falla cuando intenta nuevos caminos como ocurre en 'Interferencias' que con una voz más distorsionada y con un toque a lo Kanye West en el concepto. 'Yo no mato el tiempo' tampoco está mal aunque no llega a la suave pero intensa 'Por eso mato'.

Dirty Bailarina es otra vuelta de tuerca, otro salto del que la Mala sale más que airosa y que la confirma como un gran valor en nuestro país, y de las pocas que es capaz de presentar un producto tan compacto, innovador, y a la vez tan clásico. Si tu me das bueno yo te doy bueno, si tu me das malo no te doy nada! 7,7/10

martes, 1 de junio de 2010

Kelis - Flesh tone

Kelis es una diva, una artista brillante, eso es casi un axioma, como también lo es que vuelve después de que su último disco, hace cuatro años, se hundiera, y como lo es el que su último éxito 'Milkshake' date de 2003. Un universo en el mundo del pop que le ha servido para ser casi olvidada en USA, UK siempre más atento le ha dado un nuevo top10 con 'ACapella'. Kelis ha estado quizás demasiado ocupada, haciendo esas cosas que hacemos todos o no, le ha dado tiempo a ser madre, ha divorciarse de Nas, y en el mundo del pop han pasado tantas cosas que si 4 años pueden darte el pasaporte al olvido 7 son ya una eternidad de la que es difícil regresar, así que descartando un posible éxito masivo de este Flesh Tone, hay que ver este regreso como una vuelta que si consigue aportar bastantes cosas, para empezar un nutrido conjunto de trallazos que servirán para animar cualquier pista. El álbum que bien podría ser un EP, no decepciona y consigue ser casi redondo, en un terreno, absolutamente dance.

22nd Century debería ser un hit instantáneo, por sus sintetizadores, por su adicción y por ser de lo mejor que habremos escuchado en lo que va de año en electropop, una vuelta de tuerca brillante. Kelis parece haberse desentendido del R&B y ahora parece dispuesta a ser una especie de reina futurista con guiños al Italo Disco, con una especie de equidistancia entre la búsqueda de la credibilidad y el éxito en las listas. El álbum explora una infinidad de sonidos por ejemplo el momento casi trance y que te hará situarte a las 4 de la mañana en Ibiza con Home, reminiscencia a Oakenfold. Emancipation es otro trallazo con una mezcla de house y Samba. De hecho lo alternativo del álbum está en su apuesta descarada y sin paliativos por la pista de baile, por ritmos futuristas y un desapego hacia aquello que huela a convencionalidad. No hay nada de relleno, podrán parecer pocas las 9 canciones del disco pero cuando todo funciona y encaja no se puede pedir mucho más, muchas estrellas del pop se pelearían por un temazo como 'Scream' capaz de meterte el ritmo en el cuerpo en medio segundo, pasando de una noche loca, a una feria, a un festival de verano....

Kelis ha vuelto, reconvertida en diva del futuro, en artista creíble, con un disco que da una patada a otros tantos intentos dance y que deja en evidencia las capacidades supuestamente vanguardistas de personas como Madonna. Kelis is Future. 8,5/10