sábado, 24 de septiembre de 2011

New Season!

Ha pasado un largo tiempo, pero a partir de ahora volveré a escribir.

Esta vez desde,


Espero que algunos de los que me leían lo vuelvan a hacer!

sábado, 8 de enero de 2011

Puntas de Alfiler.

El telón se cierra y cae sobre la ciudad. Esa ciudad que guarda tantos universos y que pasó a ser conocida cuando era una simple desconocida en la lejanía. Hoy Madrid es esa ciudad que me ha acogido durante muchos años, un lugar que ha sido testigo mudo y sordo de mis pequeñas evoluciones. De aquel post-adolescente que llegó a Madrid sin saber lo que era un botellón queda ese mundo propio capaz de envolverlo todo, pero que ha tenido que ir cambiando de decorados e invirtiendo cada vez más en pinturas para que la realidad no lograra traspasar y difuminar los colores que deben inundarlo todo. Madrid suele ejercer una fascinación que conmigo nunca ha terminado de funcionar, no sé sí es porque para mí era una ciudad agreste o porque estoy hecho para otros lugares, el caso es que dejó atrás las calles de Lavapiés, de Malasaña y de La Latina con cierto alivio mezclado con nostalgia. Sería injusto no reconocer todos esos momentos que han impregnado muchos rincones de esos lugares conmigo de protagonista. Cada pequeña vivencia de esta ciudad es una punta de alfiler, sumadas mantienen el equilibrio y me permiten moverme y caminar por la maraña de recuerdos, pero cuando aislamos uno de esos alfileres el riesgo de que se deslice y se clave aumenta. Resulta a veces ya difícil detectar que queda en los recuerdas, en esos alfileres, si lo que recuerdo es lo que pasó, lo que me hubiera gustado que pasara, o simplemente no pasó, pero las realidades están para transformarlas y los recuerdos para ser rediseñados, y en todo proceso cuenta lo que se percibe. En el camino de alfileres recordaré aquel paseo por Madrid a las 3 de la mañana con dos amigos más sin rumbo, descubriendo la ciudad, pensaré en aquellos ojos verdes que me encontré en mi primer día de clase y que me han acompañado desde entonces con desigual intensidad. No me olvidaré de un autobús donde acabé sentado con quien ha sido mi compañera más leal.

Cada uno de nosotros está lleno de personajes ya secundarios de lujo que también dieron y tuvieron un sentido, yo me he encontrado con muchos, algunos fueron principales efímeros, otros dejaron su levedad al pasar, otros viven en mis recuerdos, a otros me gustaría borrarlos pero son demasiados pesados y de otros sólo me acuerdo cuando rebusco profundamente en esos cajones de la memoria que tienen echada la llave. Puntas de alfiler que pinchan al fisgar entre ellos, puntas de color rubio con aromas a Tenerife que me ocuparon un largo tiempo y que de vez en cuando cruzan mi mente para recordarme las promesas que nunca se deben decir, el contacto que se pierde irremediablemente por mucho que se negara esa posibilidad. Puntas de alfiler con sabor a sal que sirven para demostrar lo que es una persona cuando está enamorada de ti y lo que pasa cuando degradas y ocupas simplemente otro lugar sin más efectos. Hay tantas puntas de alfiler, que no puedo navegar entre ellas con las palabras, y me encuentro entre todas ellas con esas flores que inexorablemente acompañan a lo que pincha. Al final todas las vivencias no son más que esa amalgama de sentimientos, encontrados, con desencuentros…Dejó aquí muchas cosas, la tela va cayendo, lo cubre todo y esos personajes que me han acompañado pasan a la oscuridad para convertirse en voces o letras. Mientras, me pregunto las ganas que tengo de ser un desconocido de nuevo, de ser yo quien sin historia cree mi historia, de pasear por las calles de una ciudad y sentirme rodeado de la nada, porque al final lo que cuenta es la arquitectura que creamos a nuestro alrededor, esa que surge de la imaginación, de la creatividad y de la intuición. Ahí les dejo Madrid y mi sentimiento pesado o leve, otro telón se abre. Hasta pronto.

sábado, 7 de agosto de 2010

Season Finale/ I used to wait



A estas alturas la mayoría se encamina a sus vacaciones, en un país paralizado en casi todos los sentidos, no hay nada mejor que tirarse al sol, mientras las nubes lejanas pero cercanas del Otoño se van acercando aunque los treinta grados actuales no nos hagan pensar en ellas. El año ha pasado de forma casi fulminante lleno de cosas, en algún momento dejaré de contar los años de Septiembre a Septiembre, pero de momento y como los niños pequeños, para mí los ciclos suelen comenzar en el mes que despide el verano. Así que en esta despedida momentánea, queda atrás: primero un convulso Otoño reflejo de todas esas tensiones que se van guardando y de los problemas irresolubles a veces, o enmarañados por personas ajenas que se convierten en inesperados invitados que deseas echar de tu mundo. Como en una mesa donde se sienta alguien que no ha sido invitado, miras a otro lado esperando que por arte de magia desaparezca, sin ser consciente que sólo se esfumara cuando otros así lo deciden, nuestros mundos como casi todo dependen en gran parte de los personajes que traen otros consigo. Así que a esa primera parte brusca emocionalmente siguió el inició del MCH que ha supuesto un recorrido más que intenso, de esos que te dejan exhausto, por el trabajo, por todas las relacione personales que eres capaz de trabar. Más allá de lo poco que haya aprendido de unos, de lo mucho que haya sacado de otras personas, al final satisface mirar y ver como puede que hayas logrado unos cuantos amigos que te encantan, y unos proyectos que en general me han motivado. El balance es positivo, con la incertidumbre del futuro, de ahora sí, ir a ese mundo fuera de la academia, y conseguir un lugar, Ibrahim busca su sitio por los estudios que le gustan, ¿qué será...será?

El apartado personal que ha tenido poco espacio en mi 'mundo máster' ha vuelto a ser ese páramo plagado de fantasmas, de ególatras descarados de medio pelo, y de una fauna infumable donde por lo general es difícil encontrar algo aceptable. Productos del consumismo, del materialismo, de la imagen, de la superficialidad, de personalidades descontroladas, de méritos inexistentes....el viento mueve a toda las veletas haciendo que encajar en una misma posición sea complejo. No albergo muchas esperanzas en ese mundo, probablemente porque también soy consciente de mis propias limitaciones y de mi escasa paciencia según con qué cosas, y porque como todo lo demás está inundado por la incertidumbre.

Las personas que han sido constantes en los últimos años han seguido ahí, sin cambios salvo lo mucho que me gustaría que tú estuvieras aquí y no por Bilbao. Y a ti que me gustaría verte más pero me alegro de tu nuevo mundo gráfico. Siempre hay también alguna diferencia en este bloque aunque nunca hay que ser pesimista.

Probablemente en mi vuelta de septiembre habrán cambiado bastantes cosas o no, ¿ciudad?, ¿trabajo?...y un sinfín de posibilidades que giran en torno a ello, lo que es probable es que este blog siga contando mi mundo musical, y siga salpicado por mí mismo. ¿Quién es quién?

Felices Vacaciones y hasta Septiembre!

Ibrahim.


jueves, 29 de julio de 2010

Arcade Fire - The Suburbs

Arcade Fire han vuelto, es un pequeño acontecimiento dentro de la escena indie que en este verano languidece, y que además se enfrentan al reto del tercer disco. Hace unos años cuando en 2007 Neon Bible vio la luz, no fueron pocos los que creyeron que se trataría de un reto difícil o incluso que la crítica podría perder ese enamoramiento, muchas veces parcial, y zarandearlos, no ocurrió y ese segundo disco fue casi tan reverenciado como el primero. La cuestión es que después de otros tres años este 'The suburbs' parece que vuelve a gustar.

Basta que escuchemos el álbum aunque sea de forma rápida para notar que hay elementos que lo distinguen de forma sustancial de sus predecesores. Mientras que en los dos discos anteriores, Funeral y Neon Bible eran buenos discos el peso de los mismos recaía principalmente en unos temas que conseguían unas atmósferas únicas, tales eran'Wake up' y 'Power Out' del debut, y 'No cars go' y 'Black Wave' del segundo. En este tercer disco parece que el grupo ha tenido una mayor preocupación por concebirlo todo como una unidad. La aparición de las canciones es casi perfecta, por poner un ejemplo el contraste entre el punk de 'Month of May' y la acústica 'Wasted Hours', muestra como canciones que en principio no tienen mucho que ver pueden acabar relacionadas. El primer single 'The Suburbs' es otra demostración de la inigualable capacidad del grupo para crear canciones que podrías dejar con el repeat puesto durante días antes de que te dieras cuenta de que llevas escuchando lo mismo horas y horas, hay tantos matices, tanta capacidad de atracción en esta música.
Si esto último te ha sonado en cierta forma hiperbólico, no tienes más que escuchar el disco en su integridad. Las canciones que hemos ido escuchando antes del lanzamiento sólo aventuraban de una forma poco precisa el gran disco que han conseguido hacer. 'Month of May' es una de las canciones más frenéticas del disco, como ya había apuntado pero en cierto modo se encuentra en una esfera diferente al resto del disco. Se trata de unas de esas canciones para divertirse, en donde, como en otras, se nota que el grupo bebe de influencias dispares que pueden ir desde Springsteen hasta Depeche Mode. La receta consiste en mezclarlo todo y llevarlo a un nivel de subconsciencia que acaba por infiltrarse en la mente y hacerse inmediato, no puedes parar de tener en la mente todo este mundo melódico. También es destacable 'Ready to Start' que mezcla sentimientos de angustia con otros triunfantes, 'City with no children' que tiene una letra que transcurre por páramos algo oscuros va acompañada de unas melodías luminosas que crean un contraste acertando, creando una esquizofrenia altamente recomendable.
En el álbum queda clara una nueva transición de Arcade Fire hacia nuevas inquietudes artísticas, una progresión que parece imparable y que es clara en las dos canciones dobles. Hay aquí mucho material para que no pocas de estas melodías acaben poblando anuncios de publicidad o trailers televisivos como ya ocurrió en el pasado aunque una clara candidata es 'Half Light' absolutamente imprescindible. Dentro de esos temas de carácter más conceptual encontraremos 'Sprawl'. Soledad, estereotipos sociales, fantasías que se fracturan y no se realizan, todo esto está presente en un disco que consigue tocar las fibras de la sensibilidad y emocionar.

Frases como 'Necesito oscuridad, apaga la luz' pueden parecer un tanto extrañas viniendo de una banda que ha conseguido traspasar fronteras y hacer del éxito su bandera, pero hay que ser conscientes de que su ascenso desde las oscuridades de lo alternativo a la comercialidad ha sido un paso muy casual, no buscado. The Suburbs es uno de esos discos que completa otro capítulo más de una banda brillante, y este episodio es quizás también el mejor: complejo, hipnótico, con la capacidad de generar el mismo misterio y magia que sus antecesores. Podría ser el Ok Computer de Arcade Fire, o mucho más que eso. 9,75/10

miércoles, 28 de julio de 2010

Eliza Doolittle - Eliza Doolittle

Eliza Doolittle va camino de barrer a todas las apuestas de la BBC poll de lo que va de año, ni Ellie Goulding, ni Marina and The diamonds consiguieron llegar tan alto. Al menos se trata de una carrera en ascenso y que huye de ese revival ochentero que hemos tenido y se centra más en un tipo de música que por momentos podrá recordar a la Lily Allen del primer disco, aunque sin la carga ácida y choni de Allen. El álbum que se escucha con cierta facilidad no engaña, y desde el principio propone un regreso a ese pop retro que otros han intentando con no cierto fracaso, así entre los créditos y a pesar de que ella es la coatura de todas las canciones aparecen The Fleetwoods de los que usa un sample de su canción de 1959 'Come softly to me' y lo mismo ocurre con George and Feliz Powell de los que toma un estribillo. La mayoría de sus melodías tiene ese inconfundible sabor a verano, a helados de múltiples sabores, al sol en la cara mientras por los cascos del iPod suena ella. Todo esto acaba por conferir a la propuesta una ligereza indiscutible pero mucho más rica que los sonidos veraniegos que intenta vendernos la 'irrepetible' Katy Perry.

Eliza Doolittle tiene además una ventaja sobre otras cantantes de pop, y es su voz suave y luminosa que nos hace no querer volver a oír la cierta ronquera de Goulding, y que tranquilizará a los que se ponen nerviosos con la teatralidad de Marina. En cuanto a los arreglos no es que haya ningún tipo de superproducción, todo tiene cabida en este mundo colorista y alegre, hasta esas ideas que a priori pueden resultar algo tontas. Dentro de esos temas que más gustarán está la genialidad de 'Pack up' y también la bonita 'Rollerblades'. 'Skinny Genes' que fue su single de presentación es otra de esas canciones que acaba por meterse en el cerebro y que te hará sumergirte en una serie de dibujos animados lejana a las ideas actuales del pop comercial, más bien volverás a un terreno que podrá parecer hasta blanco y antiguo. También hay ciertas cosas que llaman la atención como por ejemplo que a pesar de su uso de samples y de claros arreglos retro, que han sido usados y experimentados ya, en una de sus letras 'Smokey Room' diga 'yeah, cos that's so original' en referencia a la vida llena de clichés de algunos. Al fin y al cabo ella es deudora también de Amy Winehouse y Mark Ronson. Por cierto que en la producción aparece la mano de Kurstin en 'Nobody' y 'Empty Hand'.

Eliza Doolittle es una buena opción para las tardes de verano en la piscina, en la playa, todo tan refrescante como un sorbete de limón y quien quiera cosas más profundas que las busque en otro lado. 6,5/10

martes, 27 de julio de 2010

Víctor Algora - Galimatías

Víctor Algora es difícil de odiar, pertenece a ese tipo de chicos a los que miras y siempre generan algo, puede que te guste o no, pero conseguirá llamar tu atención. Él lo sabe, tú lo sabes y todos lo sabemos, por eso siempre espero a que sus discos consigan tener ese factor extra que me haga escucharlo muchas veces. Es decir para mí tiene el mismo efecto físico que Zooey Deschanel, lo que ocurre es que a diferencia de ella que consigue envolverme en su voz suave y en un mundo de melodías, Algora acaba despojado de ese inicial encanto y termina arrastrado hacia un mundo de canciones que nunca terminan de funcionar y cuyas letras al final no convencen, aunque tengan algunos puntos que no están mal. 'Galimatías' no tiene un single tan potente como 'Paraaguas' que aún hoy me tiene enganchado y me da por escuchar según los momentos.

Entre esos aciertos incontestables está por ejemplo una estrofa magistral de 'Canción mentira' donde canta 'No quiero alargar más esta noche de teletienda, aspirina y porno gay y me toco allá abajo contigo en el cerebro, no voy a permitirme seguir así fumando hasta ducados...' no es muy normal escuchar canciones tan directas y que encima lo hagan envueltas en unas buenas melodías y arreglos. Entre esos otros destacados está '50 estrellas' que tiene otra vez unos arreglos suaves pero con un toque mucho más alegre, que la acerca a lo que podría ser un single, sin que además la letra importe mucho. El tema que abre el disco, 'Cráneo Roto' suena un tanto americanizado, algo que también acaba por percibirse en muchos arreglos, y que hace que el disco entre bien pero que también esperes mucho más de unas letras que o pretendidamente crípticas, o quizás poco trabajadas en algunos casos no acaben de llegarte, por ejemplo 'Cráneo roto por martillo que manejas'. Lo mismo vuelve a ocurrir con 'Nuestro tío Walker' otra vez fácilmente audible, y con estribillo que dice 'Y yo sólo quiero un sol, aunque sea de lapicero' , no se trata de que haya que hacer letras que signifiquen siempre algo, pero este tipo de juegos que también suele practicar otros acaban por generar lo contrario de la intriga que supuestamente esconden. 'Menos que cero' es una de mis favoritas por ese aire desesperante y por ese 'Cierra bien al puerta quizás hay alguien fuera en el jardín....sino no has hecho nada por lo que vivir ni tampoco nada por lo que vivir' son algunos de estos momentos los que hacen pensar en que Algora además de tener una hipnótica voz podría ser mejor letrista. 'El hijo larva' no está mal, y el 'Cocodrilo' tampoco tiene una letra por momentos divertida por momentos dependiente. 'El traje de bombillas' mete ritmo a todo el disco con una bonita canción, el sello final lo pone la lenta 'Y te sacarán los ojos' donde como en un guiño a su anterior disco nos dice que se lleva un paraguas a sus sueños porque a veces llueve allí.

Algora tiene una capacidad especial para transmitir emociones a través de muchos mecanismos, y si bien es cierto que sus canciones, al menos en las letras distan mucho de la inmediatez de La Bien Querida o la genialidad de Christina Rosenvinge y por supuesto de Nacho Vegas, al menos es un intento que no está mal aunque probablemente podría dar mucho más, en otra ocasión será. Mención especial merece un libreto con un diseño cuidado, con todas las letras, buenas fotos, y todo envuelto en un bonito pack que debería hacer que muchas multinacionales se avergonzaran. 7,5/10

lunes, 26 de julio de 2010

M.I.A. - /\/\/\Y/\


M.I.A. no parece una de esas personas con carácter dócil, y por eso quien pensó en algún momento que se rendiría al mundo comercial anda tan perdido. Pero la propia MIA no ha parado de hacerse la vida imposible, después de la entrevista con el NYT donde quedaba retratada de una forma penosa y con un perfil que contradecía sus supuestos principios, no se le ocurrió otra cosa que subir el número de teléfono de la periodista a su twitter. Así que su disco ha llegado al final en un momento que podríamos decir difícil, y está teniendo un periplo por las listas más que dudoso. Todo, quizás, sería más aceptable sin aquel trallazo que invadió las listas de medio mundo 'Paper Planes', en unas listas debilitadas en ventas este año hemos visto como por ejemplo Vampire Weekend conseguían un rotundo número uno sin problemas, o también buenas posiciones iniciales de MGMT. Por eso no resultaba del todo imposible imaginar que MIA consiguiera algo así, sin embargo ni 'XXX0' ni 'Born free' consiguieron entrar en el billboard hot100, y el disco ha terminado por vender 1.000 copias menos que 'Kala', esto son 28,000 copias.

Respecto a /\/\/\Y/\, entre ella y Aguilera van a poner de moda otra vez los hologramas cambiantes en las fotografías, eso sí no está mal que un artista cuide su libreto. Resulta curioso y un poco impostado lo que le está pasando a MIA, porque en general el mundo indie es muy tirano con aquellos que pasan esa frontera de lo alternativo y de repente se rinden a la comercialidad, el linchamiento está asegurado en ese caso. Lo que no suele pasar es que te acusen de haber perdido la oportunidad de convertirte en maisnstream e intentar dar la vuelta y volver a experimentar. Pues bien, la mayoría de las críticas negativas a /\/\/\Y/\ vienen de la posibilidad de haber malgastado esa clara oportunidad de ser algo grande y global y de volver a su mundo para traer un disco que no es de primeras tan accesible. Algo que también plantea dudas, porque da la impresión de que algunos críticos se han contaminado por el mal funcionamiento de los singles, no parece claro que 'XXXO' no sea un buen hit. Por otro lado no noto tampoco esa apariencia de demos que también algunos han indicado, por el contrario temas como 'Teqkilla' tiene el suficiente ritmo y enganche para ser representativos de las propuestas de MIA a lo largo de todos estos años. Lo que si se percibe es un cierto sentimiento de rabia como en 'Lovalot' donde comienza diciendo que se supone que esto es un país libre pero donde te tratan como en una granja de pollos, y donde proclama que lucha contra los que luchan contra ella, todo acaba traducido en una canción con ritmos cambiantes que funcionan. 'Story to be told' recupera su tradición multicultural donde vuelve a tocar el tema de la censura y la incapacidad para que la dejen contar lo que ella quiere, el caos se extiende por toda la canción en donde la letra es sólo un vehículo para volver a la arritmia.

Pero para quienes crean que no hay un momento de relax, llega 'It takes a muscle' que es una especie de agradable balada, con la voz muy distorsionada y un ritmo que casi se acerca al reggae. Ese aire más relajado también aparece en 'It Iz what it Iz'. 'Meds and Feds' recupera toda esa energía que se acaba disipando en todas direcciones, 'Tell me why' es otro 'medio' tiempo que funciona. 'Space' tiene ese carácter hipnótico espacial, con cierto toque a autotune que cierra el álbum en la edición normal. Hay cuatro temas adicionales en al edición de lujo que merece la pena, también por el diseño. De las extras la genialidad de 'Illygirl' con una letra larga e intensa. 'Believer' es otra de las más destacables que con ese toque casi ska sorprende.

M.I.A. quizás no consiga conquistar a todo ese público comercial ansioso de melodías facilonas pero ella nunca intentó ser eso, sucedió casi de rebote, por eso resulta un poco absurda la lluvia de críticas a un disco, que no hace más que seguir el camino y profundizar conceptos que ya aparecían en álbumes anteriores. 8/10