martes, 27 de julio de 2010

Víctor Algora - Galimatías

Víctor Algora es difícil de odiar, pertenece a ese tipo de chicos a los que miras y siempre generan algo, puede que te guste o no, pero conseguirá llamar tu atención. Él lo sabe, tú lo sabes y todos lo sabemos, por eso siempre espero a que sus discos consigan tener ese factor extra que me haga escucharlo muchas veces. Es decir para mí tiene el mismo efecto físico que Zooey Deschanel, lo que ocurre es que a diferencia de ella que consigue envolverme en su voz suave y en un mundo de melodías, Algora acaba despojado de ese inicial encanto y termina arrastrado hacia un mundo de canciones que nunca terminan de funcionar y cuyas letras al final no convencen, aunque tengan algunos puntos que no están mal. 'Galimatías' no tiene un single tan potente como 'Paraaguas' que aún hoy me tiene enganchado y me da por escuchar según los momentos.

Entre esos aciertos incontestables está por ejemplo una estrofa magistral de 'Canción mentira' donde canta 'No quiero alargar más esta noche de teletienda, aspirina y porno gay y me toco allá abajo contigo en el cerebro, no voy a permitirme seguir así fumando hasta ducados...' no es muy normal escuchar canciones tan directas y que encima lo hagan envueltas en unas buenas melodías y arreglos. Entre esos otros destacados está '50 estrellas' que tiene otra vez unos arreglos suaves pero con un toque mucho más alegre, que la acerca a lo que podría ser un single, sin que además la letra importe mucho. El tema que abre el disco, 'Cráneo Roto' suena un tanto americanizado, algo que también acaba por percibirse en muchos arreglos, y que hace que el disco entre bien pero que también esperes mucho más de unas letras que o pretendidamente crípticas, o quizás poco trabajadas en algunos casos no acaben de llegarte, por ejemplo 'Cráneo roto por martillo que manejas'. Lo mismo vuelve a ocurrir con 'Nuestro tío Walker' otra vez fácilmente audible, y con estribillo que dice 'Y yo sólo quiero un sol, aunque sea de lapicero' , no se trata de que haya que hacer letras que signifiquen siempre algo, pero este tipo de juegos que también suele practicar otros acaban por generar lo contrario de la intriga que supuestamente esconden. 'Menos que cero' es una de mis favoritas por ese aire desesperante y por ese 'Cierra bien al puerta quizás hay alguien fuera en el jardín....sino no has hecho nada por lo que vivir ni tampoco nada por lo que vivir' son algunos de estos momentos los que hacen pensar en que Algora además de tener una hipnótica voz podría ser mejor letrista. 'El hijo larva' no está mal, y el 'Cocodrilo' tampoco tiene una letra por momentos divertida por momentos dependiente. 'El traje de bombillas' mete ritmo a todo el disco con una bonita canción, el sello final lo pone la lenta 'Y te sacarán los ojos' donde como en un guiño a su anterior disco nos dice que se lleva un paraguas a sus sueños porque a veces llueve allí.

Algora tiene una capacidad especial para transmitir emociones a través de muchos mecanismos, y si bien es cierto que sus canciones, al menos en las letras distan mucho de la inmediatez de La Bien Querida o la genialidad de Christina Rosenvinge y por supuesto de Nacho Vegas, al menos es un intento que no está mal aunque probablemente podría dar mucho más, en otra ocasión será. Mención especial merece un libreto con un diseño cuidado, con todas las letras, buenas fotos, y todo envuelto en un bonito pack que debería hacer que muchas multinacionales se avergonzaran. 7,5/10

No hay comentarios: