jueves, 29 de julio de 2010

Arcade Fire - The Suburbs

Arcade Fire han vuelto, es un pequeño acontecimiento dentro de la escena indie que en este verano languidece, y que además se enfrentan al reto del tercer disco. Hace unos años cuando en 2007 Neon Bible vio la luz, no fueron pocos los que creyeron que se trataría de un reto difícil o incluso que la crítica podría perder ese enamoramiento, muchas veces parcial, y zarandearlos, no ocurrió y ese segundo disco fue casi tan reverenciado como el primero. La cuestión es que después de otros tres años este 'The suburbs' parece que vuelve a gustar.

Basta que escuchemos el álbum aunque sea de forma rápida para notar que hay elementos que lo distinguen de forma sustancial de sus predecesores. Mientras que en los dos discos anteriores, Funeral y Neon Bible eran buenos discos el peso de los mismos recaía principalmente en unos temas que conseguían unas atmósferas únicas, tales eran'Wake up' y 'Power Out' del debut, y 'No cars go' y 'Black Wave' del segundo. En este tercer disco parece que el grupo ha tenido una mayor preocupación por concebirlo todo como una unidad. La aparición de las canciones es casi perfecta, por poner un ejemplo el contraste entre el punk de 'Month of May' y la acústica 'Wasted Hours', muestra como canciones que en principio no tienen mucho que ver pueden acabar relacionadas. El primer single 'The Suburbs' es otra demostración de la inigualable capacidad del grupo para crear canciones que podrías dejar con el repeat puesto durante días antes de que te dieras cuenta de que llevas escuchando lo mismo horas y horas, hay tantos matices, tanta capacidad de atracción en esta música.
Si esto último te ha sonado en cierta forma hiperbólico, no tienes más que escuchar el disco en su integridad. Las canciones que hemos ido escuchando antes del lanzamiento sólo aventuraban de una forma poco precisa el gran disco que han conseguido hacer. 'Month of May' es una de las canciones más frenéticas del disco, como ya había apuntado pero en cierto modo se encuentra en una esfera diferente al resto del disco. Se trata de unas de esas canciones para divertirse, en donde, como en otras, se nota que el grupo bebe de influencias dispares que pueden ir desde Springsteen hasta Depeche Mode. La receta consiste en mezclarlo todo y llevarlo a un nivel de subconsciencia que acaba por infiltrarse en la mente y hacerse inmediato, no puedes parar de tener en la mente todo este mundo melódico. También es destacable 'Ready to Start' que mezcla sentimientos de angustia con otros triunfantes, 'City with no children' que tiene una letra que transcurre por páramos algo oscuros va acompañada de unas melodías luminosas que crean un contraste acertando, creando una esquizofrenia altamente recomendable.
En el álbum queda clara una nueva transición de Arcade Fire hacia nuevas inquietudes artísticas, una progresión que parece imparable y que es clara en las dos canciones dobles. Hay aquí mucho material para que no pocas de estas melodías acaben poblando anuncios de publicidad o trailers televisivos como ya ocurrió en el pasado aunque una clara candidata es 'Half Light' absolutamente imprescindible. Dentro de esos temas de carácter más conceptual encontraremos 'Sprawl'. Soledad, estereotipos sociales, fantasías que se fracturan y no se realizan, todo esto está presente en un disco que consigue tocar las fibras de la sensibilidad y emocionar.

Frases como 'Necesito oscuridad, apaga la luz' pueden parecer un tanto extrañas viniendo de una banda que ha conseguido traspasar fronteras y hacer del éxito su bandera, pero hay que ser conscientes de que su ascenso desde las oscuridades de lo alternativo a la comercialidad ha sido un paso muy casual, no buscado. The Suburbs es uno de esos discos que completa otro capítulo más de una banda brillante, y este episodio es quizás también el mejor: complejo, hipnótico, con la capacidad de generar el mismo misterio y magia que sus antecesores. Podría ser el Ok Computer de Arcade Fire, o mucho más que eso. 9,75/10

No hay comentarios: