miércoles, 2 de diciembre de 2009

Sinceridad...



La sinceridad tiene un precio, esa idea generalizada de que serlo casi te da una coartada segura es falsa, si algo está sobrevalorado es esa sinceridad que además la gente usa indiscriminadamente para decir algo negativo. Sólo basta que cada uno de nosotros piense en la de veces que alguien empieza una frase con el 'sinceramente' o el 'te voy a decir una cosa pero no te molestes', pues no, tú te molestas claro, quien crea que ser sincero no tiene consecuencias es que se ha creído el cuento de que la verdad vale tanto que tapa las tonterías que muchas veces esconden nuestras opiniones, los prejuicios... Da igual que seas un tío alto, rubio y objetivamente guapo porque cuando uno dice una tontería o una niñatada de adolescente machito venido a menos pues obtiene un adiós, es lo que tiene, cada cual tiene la libertad de expresarse y libertad también es aquello de que tú le cierres la puerta a alguien. Duros disfrazados, pasotas, y demás gente que abre su boca más para fastidiar que por cualquier otra cosa, jugar al juego de la sinceridad es tan fácil y tan hiriente en general. Yo verdaderamente creo que un familiar es un sinvergüenza pero no lo digo hago como una prostituta me lo llevo y sigo adelante, aunque a veces creo que de tanto morderme la lengua sangraré, también podría seguir con una sinceridad tan brutal de la que al final no se librarían ni supuestos amigos, y de la que tampoco me libraría ni yo mismo si me hiciera el mismo examen. A veces te dan ganas de decir las cosas, aquello que te cuesta imaginar de una amiga, o aquello que no te cuadra, o directamente esas cosas que echas en falta, pero en ese mismo ejercicio de decepcionarte con alguien aprendes bien las limitaciones, lo que puedes pedirle y lo que no. En general creo que todos básicamente colocamos nuestro interés y luego el resto, también esos amigos que te quieren mucho y luego no tanto. Hoy tengo uno de esos días algo grises pero sencillamente creo que si el año ha sido bueno en unas cosas, malo en otras, los amigos y los que fueron aspirantes a serlo algún tiempo atrás caen del lado de la decepción, más profunda en algunos casos que otros y donde yo también tendré algo que ver, es lo que tiene la sinceridad, se empieza y...

1 comentario:

Moody dijo...

No creo que la sinceridad sea mala, sólamente que todo tiene su momento y su forma. No todo se puede decir de la misma manera. Coincido 100% contigo en lo de "te voy a ser sincero, pero no te molestes", es como un axioma, jajaja.
Y por supuesto, hay veces que es mucho mejor callarse y morderse la lengua aún habiendo riesgo de envenenarse.