miércoles, 2 de junio de 2010

Mala Rodríguez - Dirty Bailarina


Deja que te coja sirve para engancharte a un disco que se convierte en una especie de masa pegajosa que se entrelaza con tus dedos, que termina por pegarse a tu mente y no dejar un resquicio sin ocupar, la Mala Rodríguez da otro salto con Dirty Bailarina y acaba por mojarse del todo con unas bases que rozan por momentos el electropop, sin abandonar el hip hop y con el deje flamenco que siempre la ha acompañado. Una batidora que lo mezcla todo y que funciona a la máxima potencia para acabar destilando un zumo que parece difícil de mejorar. Desde ese avasallador comienzo con 'En la línea', hasta la atmósfera mucho más hipnótica y pausada de 'Nene' que a pesar de ese título que puede recordar a lo peor del mundo latino, tiene mucho de producción cuidada y poco de improvisación, Focus que se ocupa de la mayoría de las canciones hace un trabajo más que notable. Los que esperen otra 'Niña' se desencantaran pero eso no pasará con los que disfrutaron de los medios tiempos de Malamarismo y los que no tienen complejos con los ritmos electrónicos y un mundo más pop, donde la Mala hace lo que haga falta, bien sea rapear o cantar, tanto le da. 'No pidas perdón' que tiene una base que en algún momento podrá recordarte al 'Gimme more' se convierte con las escuchas en un hit del que aún no me he cansado. 'Tú no necesitas a todas esas putas' así comienza 'Galaxias cercanas' aunque a pesar de esa declaración de intenciones, en este disco hay mucho más de celebración de los momentos, del deja y deja vivir que de un mundo de protestas, hay una Mala más suave.

Tampoco faltan en el disco ciertos arreglos mucho más delicados, alejados de la electrónica y más cercanas a un R&B casi clásico con una bonita línea de piano están 'Prima', que casi hace pensar en Alicia Keys. Lo mismo ocurre con 'Un corazón' o con 'Ama' que dan ese aire más lento a un conjunto que pasa por ser casi irresistible. Pero la Mala tampoco falla cuando intenta nuevos caminos como ocurre en 'Interferencias' que con una voz más distorsionada y con un toque a lo Kanye West en el concepto. 'Yo no mato el tiempo' tampoco está mal aunque no llega a la suave pero intensa 'Por eso mato'.

Dirty Bailarina es otra vuelta de tuerca, otro salto del que la Mala sale más que airosa y que la confirma como un gran valor en nuestro país, y de las pocas que es capaz de presentar un producto tan compacto, innovador, y a la vez tan clásico. Si tu me das bueno yo te doy bueno, si tu me das malo no te doy nada! 7,7/10