viernes, 10 de julio de 2009

I'm not a Robot.



Podría hablar de tantas cosas esta semana, desde esos trajes que han convertirdo en mentiroso a un prepotente que ya mentía, pasando por esa armarizada con perlas que lo defiende con una cara que me da asco, pero como estoy harto de esa gentuza y de su comunidad paleta pues casi que paso. Y si generalizar está mal pero oye esa es la generalidad del lugar lo cual no quita otras realidades. Yo también cargo con el peso de una comunidad algo lenta y con pocas inquietudes y no grito cada día 'no soy así'.

Esta semana también ha sido la entrega de mi fin de carrera, tengo ganas de dejar de ser 'estudiante de...' para pasar a ser arquitecto y estudiante de un máster, qué gran cambio! Hay que cambiarlo todo para que nada cambie. A veces me da la sensación de que Madrid te atrapa y cuando estás apunto de dejarla y darle una patada te vuelve a enganchar y quedas envuelto en sus calles y te das cuenta de que Malasaña seguirá siendo tu barrio para estar, y te preguntas si a través del espejo será verdad aquello de que caminando se llega a cualquier lugar, ¿por qué Londres se vuelve a alejar?

No soy un robot, no paro de escucharla, será porque mi mente reivindica que no lo es, aunque la verdad no sé si a veces estaría bien serlo y ser inexpresivo de verdad y no por perplejidad y desgana. En mi país de las maravillas de donde han sido desterrados los mentirosos y los ausentes ahora miro alrededor y me gusta más lo que veo, aunque espero en esta casi despedida de temporada nuevos personajes para el futuro. Por cierto si me lees ya sabes que nunca asesiné a tu personaje puedes volver cuando tú quieras desde Nueva York.

No hay comentarios: