sábado, 7 de junio de 2008

Ladytron - Ghosts



Las emociones salen o no, son como una especie de refresco unas veces las agitamos y no pueden más que desbordarse y otras veces se dosifican se van escapando poco a poco, con cada burbujita pero nunca terminan de estallar. Es lo que diferencia la pasión de su ausencia, sin que ésta tenga que simbolizar la carencia absoluta de la primera. Pero distingue a las personas, y lo que es peor, a veces el tiempo al igual que nos agita nos puede convertir en una de esas botellitas que una vez abiertas ven su gas escaparse, en un camino imparable pero lento hacia convertirse en una bebida sin sabor, sin nada que se agite en su interior. Esta es una de esas reflexiones que se me ocurren al abrir un refresco, que las cosas a veces son así de simples, llenas de pequeños mundos que hacen fáciles el nuestro. La mayoría de historias son vulgares, porque vulgar es lo que nos rodea, pero nuestro barniz especial personaliza las viñetas…¿se puede devolver el gas a un refresco?, ¿se pueden tener nervios de acero?, ¿se puede empezar algo negándolo?, ¿está el dolor sobrevalorado?, ¿sobrevivirá Amy a este año?, ¿cuántos años tiene Alicia?, ¿está bien sentirse como una Genoveva Casanova cualquiera?, ¿cuánta gente no hace lo que le gusta?, ¿cuántas personas mueren al día?, ¿Puede ser el dolor soterrado como un topo infiltrado en el cerebro?, ¿Por qué nuestro querido presidente no habla de ‘crisis’ cuando es evidente que por múltiples razones existe?, si la venganza se sirve en plato frío, ¿qué plato deparará la historia a China?, ¿por qué los gays más malos suelen ser feos, calvos, semigordos, dan grima y encima se creen guays?, ¿por qué….? ¿por qué he hecho este post tan …?

No hay comentarios: