martes, 15 de mayo de 2007

Alphabeat- Save the music!

Hoy vamos a criticar a uno de los grupos más SUYL que oiréis jamás. Lo de criticar es un decir, porque nos encanta su disco homónimo, su actitud, sus pintas de nórdicos pirados que dan buen rollo nada más mirarlos y en general todo su rollo, su art work y ropa vintage. Es como los 80, pero mejor, ya sabéis que los 80 fueron en realidad un pozo negro. Y además demuestran que con un presupuesto de comprar en el Lidl se pueden hacer cosas más entretenidas que grupos avinagrados como Artic Monkeys(grupo que divide bastante a esta redacción) o Kaiser Chiefs. Además es maravillosa la historia de como han pasado de vender su disco a través del My Space a convertirse en la sensación de los charts de Dinamarca de la mano de Copenhagen Records. Det känns ju jättebra!


10,000 nights of thunder
El segundo single, y la primera pista es quizás más flojo que Fascination, su melodía es menos instantánea, pero una vez lo escuchas dos o tres veces no te lo quitas de encima. Marca ya la línea über-happy de todas las canciones y su sonido autoproducido (al final de la canción se oyen hasta cacharros, lo cual es ya pasarse). Es estribillo es adorable y esas referencias a Wuthering Heights (Cumbres borrascosas) de Charlotte Brontë nos encantan, porque es una lectura muy Lisa Simpson, y por ello, muy SUYL.


Fascination
Y este es el temazo del disco. Es como La casa azul pero un poco más rough round the edges, menos poses, más energía, más baterías, más ganas de pegar brincos y volverse loco. Esto ya es uno de los megajits del año en SUYL y se lo recomendamos a todo el mundo, especialmente cuando se sufre de mal humor. La melodía es maravillosa, y la autoprudcción es evidente, y se grita más que se canta, pero hay algo que hace que esto te haga sentir bien. Es como aquella fiesta de cumpleaños a la que nunca te invitaron en el colegio pero un día viajas atrás en el tiempo y te lo pasas en grande.

Into the jungle
Empieza exactamente como un tema disco de finales de los 70 y pronto se hace más de un estilo glam rock tipo The Ark, que en esta casa siempre es algo bueno. Los versos son algo flojos, pero los estribillos son muy interesantes con dos melodías distintas unidas por un subidón, y la melodía y las letras son más profundas de lo que parecen. Nos encantan los arreglos de cuerda, las palmas y absolutamente todo. Al final

What is happening
Esto parece ser algo más pop tradicional y menos festivo, con más atención para las letras, que hablan de las sensaciones propias del amor, que aparece cuando no se lo espera y que huye cuando se le busca. También recuerda a The Pipettes, pero hay un toque de alegre melancolía que le da un tono agridulce a la melodía y los arreglos. Y sin embargo me encanta, no quedaría fuera de lugar en un montaje post-moderno de Grease.

Rubber boots/Mackintosh
Supongo que es una canción de relleno que metió el más feíto del grupo, porque, aunque no es mala, está bastante below-par en relación con el resto. Es algo aburrida y un poco repetitiva, y supongo que es la que menos gustará, aunque con la de gente rara que va de conceptual que hay pinchando por ahí, vaya usted a saber.

Boyfriend
Y este es mi tema favorito. Preparado para que lo cante la chica morena, menos festivalero y más electro-pop, suena a las rubias de moda en SUYL, Linda Sundblad y Bertine Zetlitz, que a su vez suenan a la Madonna de Hanky Panky. Infantil y chulesca al mismo tiempo, mucha batería y mucho sintetizador, es lo más cool que alguien te podría pillar escuchando.

Ocean Blue
"And your eyes were ocean blue, and the sky was blue". EL amor es ingenuo, sobre todo si es un amor de verano, así que para qué complicarlo? Esta es casi la canción más elemental del disco, evoca al fin del verano, la playa, los helados, los morreos bajo el dique y los superamigos de tres semanas. Es como para no perdérsela. Es tan estilo Eurovisión años 80 que te la imaginas acabando la actuación con el cartelito de "Denmark/ Alphabeat: Ocean blue"

Fantastic 6
Empieza en un estilo muy Blur en los años 90, y luego en plan super-dooper evoluciona en más de lo mismo, pero es que no tenemos bastante en SUYL! Por supuesto, el final es adorable, no solo hay baterías y sintatizadores, sino que hay unos sonidos de trompetas estilo Sonia y Selena que le dan un maravilloso boost a todo!

The hours
Nada que empiece con silbidos puede ser malo, y esto menos. Es casi como el cierre del disco, y resume todo lo que hemos sentido al escucharlo. Es tan alegre y sensorial que te imaginas una street parade en Copenhage al ritmo de esto, com majorettes y niños rubios comiendo algodón de azúcar. "Do i have to change", dicen las letras en algún punto. Espero que se trate solo de una pregunta retórica. Por cierto, que eso ya lo dijo Madonna antes.

Nothing but my baby
Sin ambargo, el verdadero cierre del disco es este. Suena a folk-rock de los 70, un poco Simon & Garfunkel pero sin el rollo pureta. Es un medio tiempo muy naïf, y somos fans de esos "wah wah wha´s" y "yay-yay-yay-yay´s" que preceden al estribillo. Es toda una canción para cerrar un concierto y que todos los músicos se pongan en fila a cantar y tocar la armónica. Muy Barrio Sésamo todo. Y brillante, jodidamente brillante. Ah! y atención a la pista escondida que aparece al final, es sorprendente y muy bonita. Qué peña!

Nos veremos por su My Space, donde además, tienen su disco a la venta. Certainly something not to miss!

HAIRSPRAYTÓMETRO: 8/10- G.G.I.N (Go get it now).

No hay comentarios: