domingo, 13 de mayo de 2007

Eurovision. Insert coin. Or Game Over.

En SUYL tenemos una nueva opinión sobre Eurovisión. Llevo ya como quince años siguiendo este invento (ya da rollo tener que darle la razón a los cutres de la prensa) y ha vivido sus más y sus menos, pero nunca hasta ayer por la noche pensamos que Eurovisión está a punto de hundirse en la miseria, con sus LEDS de cristal líquido y sus pirotecnias.

Sobre las canciones no tenemos casi nada que decir, de hecho, en la magnífica Spray Party, casi todas nos parecieron orgásmicas y las celebramos entre tragos de vodka. Sin embargo, durante las votaciones se nos aguó la fiesta de mala manera. A partir de aquí, llegamos a las siguientes conclusiones:

- Votar no vale la pena. De hecho, el ganador se decide con los puntos pequeñitos, porque de los 8 a los 12 puntos, están adjudicados de antemano. Los de los Balcanes se quedan en los Balcanes y los de los países rusos se quedan en la CCCP. Los escandinavos también trapichean, pero mucho menos.

- En el Oeste, la mayoría de la gente ya se ha dado cuenta de lo anterior, de hecho, cada 12 puntos en cada país occidental refleja de donde son los inmigrantes mayoritarios. Los turcos en Francia-Holanda- Bélgica- Alemania, los puñeteros balcánicos en Austria, Suiza, Suecia, Dinamarca y los rumanos en España. Nosostros lo vemos y los que votan son los rumas de Alcalá de Henares que sobre-explotan los móviles que nos mangan previamante.

- Aparte de que los que más votan en el oeste son los inmigrantes, la poca gente de aquí-aquí que vota, le da igual votar por Georgia que por Andorra, vamos. El ultra-nacionalismo apesta.

- EUROPE WAS ROBBED, de los cuatro o cinco países de toda la vida que participaban, todos acaban en el bottom. Suecia era la ganadora hands-down de todo esto, lo de Francia era un temazo pop indie que se fue escaldado, la de UK era a Eurovision lo que Condolezza a Bush(por cierto, hoy entran al número 5 en la UK Chart) y D´Nash acabaron de un plumazo con el cutrerío típico de España en Eurovisión. Pobre niño manga.

- A pesar de todo, Ucrania o Rusia eran las ganadoras morales. Georgia era el temazo de año y Lituania era bien bonita. La Carnicera de Belgrado tiene menos chart-potential que RBK en patines, que ya es decir. Las Serebro, de Rusia eran las nuevas putas amas del mainstream.

A ver si cae la breva y el año que viene se reforma la votación. En SUYL amamos la modernización de Eurovisión, por eso, pasamos de idiomas originales, de etnicismos, de jurados de toda la vida y de orquestas.Pero aún hay cosas que pueden salvar nuestro contest, un 50% de jurado elegido por radiofórmulas o algo así, que neutralice el rollo vecina-hijaputa-pero-la-apoyo. Y bueno, "Molitva" representa todo lo que no nos gusta. Nuestras esperanzas van a que el año que viene no haya demasiadas canciones de funeral y el petardeo siga reinando. Porque si no, no tiene sentido ni vale la pena un concurso televisivo. Que Verka Serduchka nos ayude. Ein, zwei, drei.

No hay comentarios: