domingo, 21 de septiembre de 2008

Penélope.

Penélope Cruz es una de esas personalidades fascinantes, su sencillez hace que la imagines como la cajera de un supermercado de barrio, o como una dependienta del Zara o como esa chica guapa que es la recepcionista de algún lugar; su cara es familiar, es guapa pero cercana y su aspecto tiene el poder de evocar muchas cosas en una. Es una cualidad que destaca entre todas esas actrices de bellos rostros pero de expresiones vacuas que llenan las pantallas. Penélope tiene carácter y eso se nota, carácter que en algunos gestos me recuerda a esas chicas llenas de oro que es fácil encontrarse en el metro. Carácter de las afueras de Madrid pero edulcorado por el tiempo, la fama... Recuerdo bien su getso, su cara moverse cuando decía que estaba a favor de la plataforma de apoyo al presidente Zapatero; ha sido una de esas escasas veces que la he visto mojarse en un asunto político, parece evadirlos, no como otros compañeros de profesión mucho más dados a comentar.

Penélope
es uno de esos personajes que fácilmente odia la prensa carroñera de este país interesada en sacar sus defectos y calamidades y poco dada a reconocerle sus méritos. Hace años todos afirmaban que estaba en USA gracias a quienes habían sido sus compañeros de cama, hoy esa afirmación resulta falsa. Está ahí porque ha sabido elegir proyectos, en un principio muy malos que sirvieron para otorgarle notoriedad, y luego ha seleccionado mejor para terminar siendo lo mejor según la mayoría de críticos americanos de Vicky Cristina Barcelona. España es un país en donde son muchos los que se permiten la crítica despiadada e infundada y que se basa en la no rectificación posterior, toda vez que lo que afirmaban se torna falso. A estas alturas resulta un tanto inquietante que muchos sigan pensando que Penélope no vale nada, o que es famosa porque se acostó con Tom Cruise, o que es una subvencionada...es lo mismo que el cine español los fachas lo destestan (curioso patriotismo ese de preferir el cine americano a dar una oportunidad al nuestro), y los desinformados que son muchos también...


Este verano al llegar a Nueva York me encontré con dos portadas suyas, con anuncios y con las buenas críticas, definitivamente está de moda, más de lo que imaginamos y sería bueno que dejaran de incordiarla. A nadie le debería interesar mucho si sale o no con Bardem o qué hace con él en su tiempo libre, nunca ha querido contar nada, no le apetece...Además esa insistencia ha tenido como efecto terrible la conversión de Penélope en una insulsa en las entrevistas, miedosa a decir algo que no sea la palabrería barata de las promociones. Una Elvira Lindo en horas bajas adorna la entrevista de EPS como puede ante una opaca Penélope que no deja ver nada más allá de su papel de actriz. Es una pena no poder adentrarse más en su mundo, en sus ideas, en lo que piensa, y todo por querer saber algo de Bardem...


Yo seguiré esperando sus pelis, hubo una época en la que no la soportaba pero 'Volver' me hizo adicto a su mirada, y Vicky Cristina Barcelona me espera.
(Foto: Beatriz G.)

No hay comentarios:

Archivo del blog