martes, 17 de marzo de 2009

Neira, héroe de papel/Cuatro no da miedo.



Estar postrado en una cama y permanecer fuera de los focos habiendo sido el salvador de una mujer que iba a ser maltratada le valió a 'el profesor' Neira el reconocimiento de héroe y una ola de afecto público. El problema viene cuando ha empezado a hablar, sin quitarle mérito a su acto hay que ser muy claros aquí, ser valiente en un determinado momento no da la razón para la eternidad. Neira ha caído en la trampa de la vanidad, se ha convertido en un juguete exclusivo de A3, que compite con Violeta Santander, el juegue te Tele5. Estaría bien dejar la insufrible hipocresía de lado, vale que Neira tuvo un gesto loable pero haberlo hecho un héroe sólo sirve para demostar lo necesitada que está nuestra sociedad de heroicidades falsas y cuyos actores son de saldo a la larga. Semanas y meses han criticado a la enferma que es Violeta Santander, pero ahora su defensor hace lo mismo, y no cobró por su entrevista porque ya está en la nómina de la cadena derechista. Por cierto, cadena que le pega mucho, y más aún colaborar con la repelentemente facha Susana Griso (antológica su defensa de la corrupción pepera afirmando que 30,000 euros no son una cantidad significativa).

Neira ha demostrado con su acto que es un hombre que actúa al ver una injusticia y hasta ahí, ni por ello es el mejor capacitado para dirigir un observatorio contra el maltrato, ni por ello tiene que ser una eminencia, ni mucho menos. Es más, su pensamiento retrógrado sale a flote a veces, como en su exclusiva cuando habló de cucarachas refiriéndose a personas con un tufo clasista insoportable. La televisión crea héroes de papel que luego se encargará de quemar, al menos Violeta tiene la excusa de ser una enferma maltratada, Neira y su mujer sólo tienen como coartada una complicidad absoluta para hacer caja a expensas de una buena acción.

Y Cuatro estrenó ayer su serie de 'terror' 'Hay alguien ahí' que ha tenido muy buena audiencia un 14% de Share. Veremos si dura ayer estuvo plagada de convencionalismos y no dio nada de miedo, pero tiene algo de adictivo, de momento la califico como un guilty pleasure.

No hay comentarios:

Archivo del blog