lunes, 22 de junio de 2009

La Bien Querida en concierto.

Esperaba en la puerta de la sala Sol, aún apenas no había gente y habalaba con un amigo, ví una mujer con una falda de volantes, no me fijé mucho pero pensé que sería una fan reconvertida en LBQ, después me daría cuenta de que esa supuesta fan era ella misma. Con cierta impuntualidad y con una cola considerable se abrieron las puertas, me alegré porque por fin pude conseguir el disco de Single que llevaba unas semanas queriendo tener y no encontraba en los sitios de siempre.

En una cómoca cuarta fila me quedé rodeado por un lado por los miembros de Corazón (compañeros de discográfica) y delante por dos gemelos muy altos que me obligaban a moverme de cuando en cuando para poder ver mejor.
Serpentina se encargó de telonear, con una propuesta que a ratos tenía su punto gracioso y muy naive pero que acabó siendo pesada y hasta aburrida. Casi lo mismo que los incesantes murmullos que se iban extendiendo a medida que tocaban sus canciones, desesperantes también las constantes llamadas de atención para que se callara la gente de uno de los miembros de Corazón, tan molesto como los que habablan.

Y por fin apareció La Bien Querida, y cantó todo su disco y dos temas nuevos que bien podrían haber estado en su debut. Se notaba que estaba nerviosa y que era su debut en la capital, miraba al techo o cerraba los ojos. Dijo que le sorprendía mucho que nos supiésemos las canciones, y resultó ser de lo más sencilla y agradable. La interpretación de las canciones fue muy buena, su voz estaba en forma y sonó casi como en el disco, la banda hizo muy bien también su trabajo y la sensación que te queda es que La Bien Querida tiene mucho talento. Esperemos que siga dando para mucho más. 8/10

No hay comentarios:

Archivo del blog