viernes, 12 de junio de 2009

Reinvenciones y resentimientos.



El resentimiento mezclado con rencor nos hace decir muchas veces demasiadas cosas, tanto que al final desdibujamos el recuerdo que una persona ha dejado en nuestra mente. Los colores palidecen y al final sobre ellos podemos empezar a pintar con nuestro negro carbón y trazar líneas y más líneas. El resultado es un 'no' dibujo, una suerte de borrón que además supone un borrón en nuestra memoria que para safarnos de los malos recuerdos y de los buenos es capaz de igualarlos todos para que nada sea aexactamente lo que parezca. Esta semana he tenido nos reencuentros inesperados.

El primero con alguien que fue protagonista de un post entero hace poco, y la realdiad es que esa decadencia, esa ridiculez y prepotencia se mantiene en él con los años, da igual que emigre a las antípodas y vuelva, su posesión de la verdad y su dudosa estética siguen siendo para él paradigmas del buen hacer. Nada nuevo, nada que mereza la pena volver a pintar sobre sus negras líneas y sus tonos grisses de aburrimiento y de rancio.

El otro es alguien que ha sufrido un proceso de borrones enorme en el último año, tanto que era imposible saber donde comenzaba lo verdadero y donde las percepciones de lo que yo había sentido, por eso es muy gratificante encontrar al protagonista de ese dibujo de la forma más inesperada. Raro es que nunca nos hubiésemos cruzado, pero su dibujo volvió al color, volvió la voz, y volvió una persona alegre y con palabras dejando atrás la imagen deprimente del pasado. Y fue raro porque me sentí extrañamente contento de poder haber tenido en mi historia a alguien capaz de dar un portazo, capaz de reinventarse de verdad, de creer en sí mismo, y al final toda esa potencia, toda esa capacidad de admiración a alguien rompe sin duda los agravios que puedan haber. Porque hay gente que pasa su vida intentando dejar de hacer lo que hacen y no lo conisguen y hay otros que simplemente en un momento son capaces de redescubrir que quieren hacr con sus vidas, bien por ellos.

No hay comentarios:

Archivo del blog