viernes, 12 de marzo de 2010

Amy MacDonald - A Curious Thing


Hacer la continuación de un disco que ha vendido más de tres millones de copias y que se convirtió en un éxito en varios países da un poco de vértigo, es algo que no sólo le ocurre a Amy McDonald, le ocurrirá también a Duffy y en el pasado le ocurrió a Lily Allen. Esta última salió especialmente bien parada, pero ha habido sonoros fracasos como el de Sandi Thom. Amy MacDonald tenía una consideración decente en nuestro país hasta que empezó, un años después de que se editara y triunfara en Uk, a sonar principalmente en los40. En ese momento pasó a ser considerada una cantante muy mainstream y se le acumularon las críticas, yo que había disfrutado de 'This is the life' me harté rápidamente cuando empezó a aparecer como posible politono.

'A Curious Thing' ha sido grabado íntegramente en el estudio de Paul Weller, y lejos de parecer un segundo disco forzado o que intenta completar las expectativas, es flojo, suelto, y con abundantes estribillos para disfrutar. Es cierto que suena más producido que el debut, y que empieza a tocar temáticas que son comunes a muchos cantantes cuando de repente se hacen famosos, como su relación con los medios; y en este caso es más naive que el atrevimiento que demuestran otras. Las letras tienen destellos de optimismo como en 'Oh no roots' Amy canta, 'esto que vivo es una cosa curiosa pero no puedo negar que trae cierta felicidad' , aunque no deja sin cierta crítica a los cotillas en 'This Pretty Face'.

'An ordinary life' se adentra en el mundo de ese tipo de famosos que no importan mucho y está el single 'Don't Tell me that it's over' y que no tiene mucho que ver con el disco, el resto de canciones son más continuístas respecto al debut de lo que este primer corte podría indicar.

'A curious Thing' no pierde el ritmo y reúne un buen puñado de buenas melodía y canciones, se podría decir que más que con miedo se expone de nuevo ante el mundo con más energía y con un discurso más reivindicativo y que ha evolucionado. Contentará a los fans de Dolores O'riordan, este es mejor disco que cualquier cosa que pueda soñar la líder de Cramberries; ahora bien los prejuicios y la sobreexposición que previsiblemente experimentará el disco son sus verdaderos contrincantes si quiere ser más apreciada fuera de las habituales y convencionales radiofórmulas. 7,25/10

No hay comentarios:

Archivo del blog