martes, 25 de agosto de 2009

Estatuto en riesgo.



La destrucción de las instituciones tiene su mayor reflejo en el uso descarado y los intentos de desestabilizar el TC por parte del partido conservador, para conseguir una mayoría favorable a sus siniestros intereses y descabalgar al gobierno socialista y a las mayorías que pueda trabar. A la suma de recusaciones y de mentiras intencionadas, y la penosa estrategia de comunicación del PSOE que no logró implantar el mensaje de que el PP miente y lo que no le vale para Cataluña vale para Valencia, se suma ahora la nueva pataleta de PRISA por la TDT, que sirve de pinza para intentar acorralar a un ejecutivo ya de por sí demasiado torpe en la demostración de sus habilidades si es que las tiene más allá del horror opositor.

Que después de tres años el TC no haya dicho nada del Estatuto catalán deja en muy mal lugar a ese Tribunal profundamente politizado. A estas alturas poco sentido tiene hasta la sentencia, si se rechaza sólo crearía enormes problemas institucionales y sí es aprobado todo seguiría su curso. Los magistrados más preocupados por sus ansias de protagonismo y por servir a los partidos - especialmente los derechistas- no deben caer en la tentación de anular una norma refrendada por los catalanes y que fue pactada por los principales partidos catalanes, además de pulida en el congreso por alguien tan poco sospechoso de nacionalista como Alfonso Guerra.

La arbitrariedad qu envuelve la sentencia dependiendo de si la mayoría es progresista o conservadora, es un síntoma más de la decadencia de este sistema, inservible y que ha perdido su sentido, el PP lo ha convertido en el eje de sus disputas, esas que no gana ni en las urnas ni en el parlamento.

La sentencia debe producirse cuanto antes y aclarar toda la situación viciada por el PP en el origen. Lo desable y esperable es una sentencia favorable que deje de lado los rancios delirios españolistas de algunos, lo contrario debe suponer una fuerte contestación de Cataluña. Las sentencias se acatan pero pueden tener consecuencias impredecibles, y en este caso todos deben ser conscientes del riesgo de que los retro-conservadores ganen.

2 comentarios:

MY OWN YELLOW CAT dijo...

Tb con blog?

Que guay!

We want Lilly Allen more up.
superchachi cmo todo lo que haces haha


ByE! ^^

MY OWN YELLOW CAT dijo...

Ieeeh!

Tb tienes blog? que chachipuruli! xd

Me encanta, pero... I want up Lily Allen!


see you

ByE! ^^