sábado, 14 de febrero de 2009

Slumdog Millionaire



Es curioso como en nuestro país la increíble Slumdog Millionaire está cosechando unas críticas regulares en algunos sectores de modernos o en algunas páginas de opinión gays. He leído hasta críticas negativas que hacen alusión a su genial final pero poniéndolo en negativo, es decir, ¿han perdido algunos la capacidad de empatizar?, ¿son algunos unos cínicos incapaces de emocionarse con la mejor película del año? o lo que es peor ¿es todo una pose para negar que esta peli es lo más porque todo el mundo lo hace? Pues sea como eso están muy equivocados, lo que ocurre es que para dejarse llevar por esta cinta hay que dejar a un lado ese toque de incredulidad y ver más allá, dejarnos abrazar por un guión que envuelve y que es capaz de enlazar una historia de una manera magistral.

Los actores están increíbles en sus diferentes etapas, la fotografía es espectacular, la banda sonora, si ya es notable en sí misma acompañada por las imágenes resulta verdaderamente irresistible, y la historia conmueve, emociona y logra que nos quedemos pegados a la butaca sin querer que el show acabe. El final es de lo mejor que he visto en mucho tiempo, no por que sea o no predecible, sino porque llegamos a él con la duda y porque la forma final de meter los créditos es guay...

Hay tantas razones para adorar esta película que es mi firme candidata a ganar el Oscar a mejor película. Y me alegro también de que sea un pequeño golpe para los amargados que no entrarán en su juego pero en esa incapacidad para emocionarse con una película como esta hay un problema. Todo es posible, todo está escrito, al menos en Slumdog Millionaire. 9/10

No hay comentarios:

Archivo del blog