domingo, 1 de febrero de 2009

La duda


La duda y la certeza. La duda de no saber algo y la certeza de ese algo; recuerdo que hace algo más de un año pero en este mismo mes iba andando hacia la fnac me llamo mi pareja entonces y me dijo que porque no nos veíamos en Bilbao, antes se había negado a acompañarme a Callao. El caso es que dije que sí pero andando hacia allí iba en mi mundo y no sé si llegué antes o tarde, no lo comprobé, no lo ví y seguí andando por Alberto Aguilera. Al final me llamó y me dijo que estaba ya allí, pensé entonces que no nos habíamso cruzado porque íbamos por aceras opuestas en direcciones contrarias. Y desde luego eran dos caminos diferentes, el caso es que me dio igual y me fui a mi casa, no lo vi hasta el día siguiente. Ese día tuve dudas acerca de lo que se debe hacer con alguien que se supone se quiere, ¿se quiere a alguien cuando tienes ese nivel de pasotismo, de hartazgo?, ¿te quiere a ti cuando tampoco es que haga mucho más por su parte? La duda de un amor roto, la incertidumbre de si es pasajero. La duda siempre está ahí y estará a menos que la certeza sea clara, pero la mayoría de veces no lo será, esa certeza y su contundencia dependerá de lo que nosostros estemos dipuestos a ver o no, y entonces esa supuesta certeza pasa a desviarse de lo objetivo a lo subjetivo.

En definitiva ese conjunto de dudas, de certezas es de lo que habla esa película de la increíble Meryl Streep, eso sí no despeja o aclara mucho, nos deja con dudas sobre nuestra forma de actuar. Por lo demás es una película con un corte muy clásico y con una dirección correcta al servicio de grandes interpretes. 5,75

No hay comentarios:

Archivo del blog