jueves, 13 de noviembre de 2008

Nena Daconte es guay (Concierto Sala Joy)

En un día en el que mi despertador sonó a las 8, y en el que he tenido 4 horas de un curso de 3D, mi día ha mejorado con esa energía y ese optimismo que sólo son capaces de proporcionar un buen directo. La verdad no había visto antes a Nena Daconte así que no sabía exactamente de qué serían capaces, en principio me pareció pequeña la sala que habían elegido, la Joy; pero después de escucharlos creo que el aforo iba muy bien con lo que tenían que ofrecer.

Al llegar no había cola en la entrada y en unos minutos estaba relativamente cerca del escenario, era curioso ver ese público muy diverso. Desde algunos modernos, a pijos, a algunas acompañadas por sus novios que se enteraban de poco. Delante tenía a tres que tenían pinta de vivir la vida amorasa a través de las canciones que iban a escuchar en unos minutos. Los minutos pasaban y se hicieron esperar, habían perdido los zapatos y para cuando los encontraron eran más de las 21,15, más de 45 minutos después de la hora fijada. Pero poco importó, en cuanto las primeras notas de 'Tenía tanto' sonaron y todo explotó, y el confetí se esparció y todos empezamos a saltar. 'Mentiras' siguió con esa forma de expresar con alegría la tristeza que se siente muchas veces en esto del amor. Prácticamente repasaron el nuevo disco al completo, con especial mención para la genial 'Tal vez', y la guay interpretación de 'El Eleph' fue uno de los mejores momentos con una Mai Meneses emocionada al final en plan guitarrera y alocada.


No faltaron 'Idiota, 'Marta' o 'He perdido los zapatos' que casi todo el mundo conocía. Era especial ver a Mai encima del escenario enfundada en un vestido negro revoloteando, moviéndose de forma delicada, a veces con espasmos... Trasmite una fragilidad, una introversión muy tierna, muy acorde con sus letras, con lo que expresa; es guay.


'En qué estrella estará'
fue poniendo el punto y final que llego con la irresistible 'Con lo poco que quedaba' que acabó en un 'Tenía Tanto' cantado por todos mientras ellos daban las gracias y se despedían al tiempo que los globos iban cayendo. Y de allí salí yo encantado, sonriendo, y contento con un concierto que tiene verdaderos temas pop. Yo suelo pedir que me emocionen, es una de las cosas que me gusta sentir, cuando escuchó una canción, cuando veo una película, y Nena Daconte lo consiguió además de mejorar mi humor muchos grados, con subidón de alegría me despido. Y sí, igual Mai es algo sosa, pero esa timidez a mí me gusta, para mí son guays, y ya está.

No hay comentarios:

Archivo del blog