martes, 27 de enero de 2009

ZP responde:



ZP volvió a ese programa que por momentos resulta eterno y en donde 100 personas hacen sus preguntas, o bueno 40 que es lo que dio tiempo en esta ocasión.

El presidente podía lucirse y acudía según él con la intención de dar la cara. Es un formato que resulta algo encorsetado y que permite en las respuestas irse un poco de la pregunta, de hecho y pese a que me parece muy buena idea el que los ciudadanos se impliquen y pregunten al presidente. Un formato así tendría menos sentido si los periodistas fueran menos serviciales e hicieran entrevistas duras e incisivas y no dejaran que se conviertan en un monólogo aburrido. Zapatero ha perdido mucha credibilidad en los últimos meses debido a su negación de la crisis, y a su posterior inacción que empezó a transformarse en hiperactividad en Octubre, y con ese aire y la descomposición de los conservadores, el gobierno no está perdido del todo.

La derecha clamará y dirá como siempre los mismos tópicos, los mismos que en otras ocasiones usa el socialismo light. La cuestión estará en la confianza que ha sido lo más repetido por el presidente, también habrá que ver el crédito que sigue teniendo Zapatero. Yo lo vi suelto, bastante concreto en algunas preguntas y angustiado por la crisis, lo cual no es poco. Sinceramente y por mojarme y pese a las muchas críticas que le hago, sigo pensando que es la mejor opción. En el partido retro tenemos a tres líderes que luchan por el poder y parecen tener muy poco interés en dar respuestas a la crisis. El sensacionalista ABC seguirá con sus absurdos titulares pero la verdad es que la derecha anda sin rumbo en el peor momento y es hoy una opción poco creíble a menos que uno crea en el poder de unión del propio poder.

Zapatero sale relativamente airoso de un programa duro para un presidente y del que el líder opositor ha declinado asistir hasta después de las citas electorales, igual pensando que para entonces no será el que tenga que proponer algo más allá de aclarar sus propios líos.

1 comentario:

Anónimo dijo...

A mí me gustó ZP, dentro de lo que cabe y de lo que da de sí un programa de este tipo. No entiendo tanta pesadez en las preguntas con lo de si dijo "desaceleración" o "crisis", ¿acaso reconocer la crisis hubiera servido para evitarla? ¿Debe el Gobierno alarmar a la población haciendo que el consumo baje exageradamente? Para eso ya están los medios de comunicación: crisis, crisis, crisis...
Por otro lado, ¿dónde están los límites del estado de bienestar? Parece que a los ciudadanos les molesta mucho pagar impuestos pero luego exigen al Estado responsabilidades por todo y que les den dinero cada vez que tienen un problema. ¿Por qué no pensó ese constructor balear tan borde que el pelotazo inmobiliario podría desinflarse mientras estaba forrándose hace unos años? ¿Debe ahora el Gobierno construir pisos de protección oficial en parques naturales para que esta gente siga llenándose los bolsillos? Depender económicamente del ladrillo fue un error del "aznarismo", y hasta ahora Zapatero no lo ha conseguido solucionar. Por sus palabras de ayer, parece que se ha dado cuenta y confío en que esto cambie para el futuro.
Por otro lado, me sorprendió desagradablemente que los ciudadanos elegidos fueran tan maleducados y le interrumpieran constantemente. Creo que el Presidente del Gobierno merece un respeto, aunque no se le haya votado.

Archivo del blog